Empresas TIC en Castilla y León: ¿brotes verdes?

Actualidad Digital¿Cómo está la situación de las empresas TIC (Tecnologías de la Información y Comunicaciones) de Castilla y León? Con los contratos de la Administración Pública bajo mínimos, las subvenciones casi inexistentes, las grandes empresas que contratan sólo con multinacionales, las PYME que siguen la política de “Virgencita que me quede como estoy”, las crecientes cifras de morosidad y la siempre omnipresente falta de financiación, pues eso ¡Cómo está la situación de las empresas TIC de Castilla y León!

A pesar de la multitud de proyectos relacionados con las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones que están esperando ser desarrollados por profesionales del sector, como son: la adaptación de empresas y organismos públicos a la e-administración; actualización de sistemas operativos de Windows XP a Windows 7; proyectos de virtualización y consolidación de servidores in situ o cloud; renovación de aplicaciones hacia software más abierto, accesible, integrado y seguro; adaptación de la velocidad de las redes locales a gigabit y con la mirada puesta en los diez gigabits; sistemas más seguros de protección contra intrusión por medio de nuevos firewall; configuración de copias de seguridad en remoto; escritorios virtuales; cumplimiento de la LOPD (Ley Orgánica de Protección de Datos de carácter personal); renovación del parque de portátiles y PC de sobremesa; integración de tablets y smartphones en la empresa así como su adecuada protección; cambio en las políticas de seguridad sobre el uso de redes sociales y hacer del comercio electrónico un aliado tanto para comprar como para vender; son también muchas las razones por las que los clientes posponen la decisión de acometer dichos proyectos. Casi todas ellas con un factor común: la falta de visibilidad económica en el medio plazo.

En los últimos años, las empresas TIC de Castilla y León, además de asociarse en busca de sinergias (tanto en AETICAL a nivel regional como en las distintas asociaciones provinciales), han seguido innovando, creando nuevos productos y abriendo nuevos mercados; para intentar cubrir, por métodos cada vez más novedosos y eficientes, las necesidades de sus clientes: las PYME, los autónomos y, sí en Castilla y León también podemos aportar soluciones, a la gran cuenta.

Valientes empresarios que han invertido sus ahorros, y los de parte de su familia, en crear productos innovadores para evitar el estancamiento y consiguiente desaparición de sus empresas. Empresarios que se han ido a hacer las Américas, las Indias, las Chinas y donde haya sido necesario, con el fin de encontrar nuevos nichos de mercado fuera, para intentar mantener los puestos de trabajo dentro. Otros sin embargo, han encontrado en la unión de sus empresas el apoyo suficiente para seguir adelante.

Hace unos días, un joven futuro empresario de poco más de veinte años, con más ilusión que dinero pero con una idea brillante, me expuso un nuevo y sorprendente proyecto en Internet; ahí es donde están los brotes verdes: en las personas con talento e iniciativa.

Las empresas TIC de Castilla y León están perfectamente preparadas para afrontar los nuevos retos presentes y futuros. Las velas están desplegadas, sólo nos falta conseguir hacer que sople el viento.

Sobre el autor