Crowdfunding: Red y Finanzas

Usted es un gran novelista en potencia, está escribiendo una novela merecedora del Planeta, pero no dispone de recursos o de un mecenas para publicarla. Y todo ello porque es usted un perfecto desconocido que no puede abrir puertas. En su desazón, se lanza a la calle más transitada de la ciudad y recoge donativos en su gorra. Utiliza un pequeño mupi con fantástica información sobre su novela; les cuenta a los viandantes todos los ejemplares que va a vender; les promete un ejemplar de su libro gratis. Al cabo de diez semanas Usted ha conseguido el dinero necesario para que una gran editorial le escuche y publique su obra. La misma es un éxito para la editorial y para usted. Cumple su promesa y le regala el libro prometido a cada uno de los que le confiaron su 'inversión'. En vez de un productor para su libro, tiene usted cientos de ellos. Este podría ser un perfecto ejemplo de CROWDFUNDING. El término procede del inglés y se traduce al español como 'financiación colectiva', aunque su traducción literal sería 'aportación de fondos por parte de la multitud'.

En el empeño, que nos distingue a usted y a mí ya desde hace semanas, de paralelizar los negocios y actividades económicas en la red (digitales los llamamos) con los negocios 'analógicos' (o sea: los de toda la vida), descubrimos que la explosión del crowdfunding era y es previsible dado el alcance masivo de internet y dado que en la misma red ya disponemos (como vimos hace algunas entregas) de todos los medios para facilitar transacciones económicas seguras y controladas. Usted, novelista en las puertas de la fama, no necesitará salir a la calle a buscar “inversores” para su idea. Puede acercarse a millones de potenciales aportantes de fondos a través de la red utilizando alguna de las múltiples plataformas de crowdfunding que ya existen en la misma. Por un módico precio le evitarán que pase usted frío o calor en la calle; o que reciba algún mal gesto de algún viandante incomprensivo ante la grandeza de su proyecto literario.

Por ese módico precio, usted no sólo conseguirá la financiación: tendrá perfecta y ordenada información de los inversores; podrá comunicarse con ellos y, por supuesto, podrá hacer pago del rendimiento de la inversión que les prometió (no lo olvide: un ejemplar gratuito de su novela).

Acotando lo que hay alrededor del crowdfunding, encontramos algunos aspectos importantes que deben de ser regulados y adecuadamente controlados: propiedad intelectual y actividad económica. Probablemente sean los dos más importantes.

Si usted airea su proyecto en internet y pide fondos para financiarlo, lo que está haciendo es dar a conocer su idea. Alguien con dinero suficiente puede copiársela y adelantarse a usted. Es necesario proteger este aspecto. Y eso no es nada fácil.

Por otro lado, la actividad económica generada se asemeja a una empresa en funcionamiento. Este tipo de 'empresas' necesitan de regulación económica y fiscal que no habrá más remedio que desarrollar ante el boom imparable de este tipo de financiaciones.

Hasta pronto.

Sobre el autor