Datos a la velocidad de la luz

Aún recuerdo, sin mucha nostalgia, el primer módem que pasó por mis manos, con el que se conseguía una velocidad de 9.600 bits por segundo (bps), entre dos ordenadores a través del par de cobre telefónico. Esto ocurría a finales de los 80. Pocos años después disfrutaba de una red local, utilizando cable coaxial a 10 Megabits por segundo (1Mbps=1.048.576 bps). Y ya, a finales de los 90 empezamos a utilizar cables de 4 pares trenzados (UTP), con los que obteníamos velocidades de 100Mbps.

En la actualidad conviven cables UTP con los de fibra óptica, los cuales aportan múltiples ventajas frente a aquellos. Una de las principales diferencias es que el cable UTP puede medir un máximo de 100 metros, mientras que con los de fibra óptica se pueden hacer tiradas de cientos de kilómetros. En cuanto a la velocidad, los primeros pueden llegar a 1000 Mbps, aunque hoy en día están en desarrollo cables a 10 Gigabits por segundo (1Gbps = 1.024Mbps); mientras que con la fibra óptica, se pueden comprar equipos en el mercado que permiten que el tráfico discurra a 100Gbps. Y recalco lo de "equipos en el mercado" porque ya en 2008, investigadores del Grupo de Comunicaciones Ópticas y Cuánticas del Instituto iTEAM de la Universidad Politécnica de Valencia lograron el récord mundial de velocidad de transmisión de datos por fibra óptica, al alcanzar un Terabit por segundo (1Tbps=1.024 Gbps).

Pero esto, también es Historia. En octubre de 2012 se presentaba en el congreso internacional "Frontiers in Optics 2012 / Laser Science XXVIII", el nuevo récord de transmisión sobre fibra óptica que quedó establecido en 1,05 Petabits por segundo (1Pbps=1.024 Tbps). Conseguido por miembros de diferentes universidades, entre ellas la Universidad de Santiago de Compostela.

Estos récords se han logrado con fibras ópticas cuyo núcleo está formado principalmente con cristal de sílice, el cual permite que la luz viaje por su interior a una velocidad que es un 31% inferior a la velocidad de la luz en el vacío. En marzo de 2013 miembros del Centro de Investigación de Optoelectrónica de la Universidad de Southampton, publicaron en la revista Nature las características de una fibra óptica capaz de transmitir datos a una velocidad equivalente al 99,7% de la velocidad de la luz en el vacío. La novedad reside en la creación de una fibra hueca de cristal fotónico de 26 micrómetros. Aunque si bien es cierto que la velocidad de transmisión de la información sobre fibra óptica está condicionada más por la coherencia del láser y la dispersión del medio conductor que por la velocidad de transmisión de la luz, estas características permiten no sólo reducir la latencia, sino también garantizar una menor pérdida de velocidad (3,5 decibelios por kilómetro) y un mayor ancho de banda (160 nanómetros).

Si a estas aportaciones científicas, les unimos el nuevo chip desarrollado por IBM que, gracias a la tecnología nanofotónica de silicio, permite la integración de los diferentes componentes ópticos en un solo chip usando la tecnología de semiconductores de 90 nanómetros (nm), podemos concluir que las velocidades "comerciales" entre equipos, y dentro de cada equipo, se verán aún más multiplicadas en los próximos años.
 

Sobre el autor