El Síndrome visual informático

El uso del ordenador y de los dispositivos digitales ('smartphones', tabletas, 'e-books') ha aumentado enormemente en nuestra sociedad, no solo para el trabajo sino también para actividades de ocio (juegos, lectura, redes sociales). En España hay en estos momentos más de 30 millones de usuarios de Internet (www.internetworldstats.com). A finales del 2012, 17 millones de personas accedieron a Internet diariamente y casi 4 millones tenían 'smartphones' y 'tablets' (www.comscore.com).
Este aumento en el tiempo de uso de pantallas digitales ha producido un cambio en la forma de leer respecto al papel impreso, originando una serie de sintomatología visual y postural asociado que se ha denominado Síndrome visual informático (Computer vision syndrome). Estas molestias suelen ser: fatiga visual, irritación ocular, sensación de cuerpo extraño, sequedad ocular, visión borrosa en lejos y/o cerca, visión doble, dolor de cabeza, dolor de cuello y/o hombros. El origen de estas molestias puede ser debido a factores propios de la persona como errores de refracción no corregidos o corrección óptica no adecuada para la distancia de trabajo con el dispositivo electrónico, alteraciones en la visión binocular o en la acomodación, ojo seco, disminución del parpadeo. También pueden ser por factores ambientales como el tamaño, resolución y contraste de la pantalla, distancias y ángulos de trabajo inadecuados, iluminación ambiental pobre o con fuentes de deslumbramiento.
El profesional de la visión debe ser el encargado de detectar esta sintomatología y poner los medios adecuados para resolverlas. Estas medidas incluyen: la prescripción de gafas con la corrección adecuada a la distancia de trabajo o lectura, además de diseños de lente, filtros o tratamientos que mejoren las capacidades visuales y la comodidad; y programas de terapia visual para las alteraciones binoculares o de acomodación. No hay que olvidar el asesoramiento en ergonomía visual en cuanto a la posición de la pantalla digital, iluminación ambiental, postura corporal, descansos, parpadeo.
Algunas recomendaciones para evitar los síntomas:

  1. Parpadear.
  2. Pausas frecuentes: mirar a lo lejos durante 20 segundos cada 20 minutos.
  3. Realizar descansos periódicos, de unos cinco minutos por cada hora de trabajo.
  4. Ajustar la iluminación ambiental y de la pantalla, evitando reflejos y deslumbramiento.
  5. Situar la pantalla de ordenador a unos 60 centímetros de distancia y unos 15º por debajo de la altura de los ojos. En caso de dispositivos portátiles utilizar una distancia de unos 35-40 cm.
  6. Ajustar el tamaño del texto de la pantalla.
  7. Evitar ambientes resecos. Utilizar lágrimas artificiales y/o humidificadores en caso necesario.
  8. Utilizar corrección óptica específica.

Realizar exámenes visuales periódicamente y tener hábitos visuales adecuados pueden ayudar a prevenir o reducir el desarrollo de las molestias relacionadas con el Síndrome visual informático.

Sobre el autor