El revolucionario que vino del software

El impacto del software en el mundo actual es innegable y la potencia de los nuevos productos y sus derivados es tan grande que ahora son otras industrias las que se miran en el espejo del software en lugar de al revés. Quizá pronto quede atrás el chiste de 'si las casas se construyeran como el software'.
Quizá es menos conocido que auténticas revoluciones tecnológicas como son Tesla Motors de la industria automovilística y SpaceX de la espacial, tienen sus raíces en el mundo del software.
Tesla Motors (nombrado en honor al famosísimo inventor) son los creadores del coche eléctrico de alta gama que comenzaron desarrollando un auténtico deportivo eléctrico sin complejos frente a los de gasolina. Un ambicioso proyecto que ha pasado por no pocos baches y cuyo último 'Model S', una berlina de alta gama, ha ganado numerosos premios y se muestra en centros comerciales de California diseñados como auténticas "boutiques" tecnológicas. La marca está creando una red de estaciones de recarga por todo Estados Unidos, y si bien el precio de compra del Model S no es barato ($60.000), la promesa de recargas gratis de por vida (invitándote a comer si tardas más de 1h) hacen de él no sólo una opción atractiva para todo "techie de nivel" sino incluso una buena inversión.
SpaceX hizo historia en Mayo de 2012 al convertirse en la primera empresa privada en llevar una carga a la Estación Espacial Internacional. Es la empresa que ganó el contrato millonario de la NASA para reemplazar el programa de trasbordador espacial con su gama de cohetes Falcon. Su I+D se centra en conseguir una plataforma espacial reutilizable reduciendo drásticamente los costes de cada misión. Detrás hay una forma de pensar radicalmente diferente, una forma muy pragmática de abordar los problemas que ha roto con las barreras tradicionales de la industria espacial, tanto en investigación de materiales como en técnicas de trabajo.
¿Qué tienen ambas empresas en común?
El nexo de unión es su fundador: Elon Musk. El inventor entre inventores con una trayectoria más cercana al de un súper héroe de Hollywood (apareció en IronMan 2) que a ningún otro emprendedor comenzó su carrera fundando Zip2 (una especie de páginas amarillas online del pre-boom de Internet), siguió con PayPal (que vendió a eBay por varios miles de millones de dólares lo que convirtió su escaso 12% en la empresa (la dura vida de las startups) en una fortuna millonaria) y pretende jubilarse en Marte (http://www.wired.com/wiredscience/2012/10/ff-elon-musk-qa/all/).
La obsesión por Marte sonaría a estupidez si no fuera porque Musk es el fundador de SpaceX y de Tesla (a la vez!!).
Lo interesante de toda esta historia (además del perfil del moderno DaVinci) es cómo un grupo de gente con experiencia en software (por supuesto rodeados de expertos de cada campo) son capaces de revolucionar otras industrias.
Se conoce por 'paypal mafia' http://techcrunch.com/2012/03/18/silicon-valleys-next-big-mafia-is-comin... a los ex-PayPal que han sido capaces de fundar las más diversas y potentes startups.
La forma de pensar necesaria para el desarrollo de software: pragmática, basada en resultados y sin barreras (no hay imposibles) parece una buena semilla para todo tipo de aventuras, por espectaculares que parezcan.
Como colofón, Mr. Musk, en sus ratos libres inventa un sistema de monoraíl más rápido y económico que ningún tren http://www.businessweek.com/articles/2013-09-18/elon-musks-hyperloop-wil... pero como ya no le da tiempo lo hace de dominio público.
Increíble software.

Sobre el autor