Trinomio usuario- 'app'-dispositivo

¡Nos invaden las 'apps'!: entretenimiento, información, servicio, negocio… ¡de todo! Sin complicación: una 'app' es una aplicación desarrollada para ser usada en dispositivos con sistema operativo iOS (Apple), Android (Google) o Windows Phone (Microsoft). Los dispositivos que funcionan con estos sistemas operativos se han colado por millones en los bolsillos, carpetas y mesas de los usuarios: 'smartphones', tabletas y algunas especies de ordenadores portátiles táctiles. La invasión a la que aludía al inicio está generando muchísimos más beneficios que problemas, pero estos están empezando a surgir. La combinación de dispositivos muy modernos y muy capaces con las prestaciones en comunicaciones móviles (WiFi, 3G, 4G), con los sistemas operativos citados (muy pensados para este tipo de dispositivos) y con las funcionalidades de las 'apps' construye una herramienta de comunicación, servicio, ocio y negocio potentísima; pero también internamente muy compleja.
 
Los problemas de optimización y uso que pueden surgir pueden tener poco impacto cuando el dispositivo y el usuario se dedican a tareas o servicios que no tienen criticidad, aunque un Whatsapp parado… puede entorpecer muchas cosas. Quizás demasiadas. Pero cuando las tareas y uso están ligadas a servicios importantes o a transacciones de negocio, la cosa puede empezar a cambiar.
 
La potentísima herramienta es, en teoría, muy fácil de usar; por ello se ha generalizado tanto entre la población y los negocios digitales. Lógicamente, y al estar en manos de tantos millones de usuarios, los sistemas operativos, las configuraciones, las comunicaciones y las 'apps' no están abiertas para  que el usuario pueda 'manipularlas' como se 'manipulan' otros entornos como el PC y su sistema operativo, red o aplicaciones.
 
Tenemos que empezar a conocer aspectos básicos de gestión del sistema operativo y de los dispositivos: comunicaciones, memoria RAM, espacio para aplicaciones y espacio para almacenamiento multimedia y de datos. Generalmente el espacio para almacenamiento es suficiente y no genera problemas. Basta borrar. En cambio, el espacio para aplicaciones y RAM es limitado y se ha de optimizar el número de aplicaciones descargadas y en ejecución simultánea, pues no es posible, para un usuario no experto, el acceder al modo administrador (root) del sistema operativo ni a un gestor o editor de ficheros que pueda acceder a los componentes de ese sistema. En el ámbito de las comunicaciones es necesario familiarizarse con el manejo de los datos móviles con SIM y las redes WiFi.
 

Sobre el autor