Se puede influir en el pasado (II)

En el anterior artículo vimos que el equipo de Zeilinger preparó un experimento para actuar desde el presente sobre un hecho ya pasado. Ellos utilizaban dos pares de fotones entrelazados (I1-I2 y D1-D2), y después entrelazaban uno de cada pareja entre sí (I1-D1, los interiores, que no lo estaban), provocando que los otros dos se entrelazaran 'a distancia' (I2-D2, los exteriores). Hasta ahora los experimentos habían entrelazado los interiores y después se comprobaba que los exteriores lo estuvieran, ¡y lo están! Como vimos esto es increíble ya que ocurre sin que haya habido contacto ni relación alguna entre los fotones exteriores.

Pero los científicos del equipo de Zeilinger han ido todavía un poco más lejos. Lo que han hecho ha sido leer los exteriores antes de decidir si entrelazaban los de dentro. La decisión de entrelazarlos o no la han tomado más o menos medio microsegundo después de leer los primeros, y lo han hecho con un dispositivo completamente aleatorio que se ponía en marcha después de la lectura, para que nada anterior pudiera influir en esa decisión.

Pensemos... Si decidimos entrelazar los fotones de dentro eso provocará entrelazamiento entre los de fuera pero si no los entrelazamos, los exteriores obviamente no lo estarán.

Por lo tanto, los de fuera NO pueden estar entrelazados si aún falta un rato hasta que entrelacemos los de dentro, ¿esto está claro, no? En nuestro mundo «normal» la consecuencia nunca puede ser anterior a la causa, esto es de locos.

Si seguimos nuestra lógica de pensamiento, es imposible que I2 y D2 estén entrelazados cuando los leemos si esto ocurre antes de que hayamos entrelazado sus parejas correspondientes, y debería de dar igual aunque lo hagamos después, ya que al leerlos con anterioridad los hemos destruido (para leer un fotón, tiene que ser 'absorbido' por un electrón). Por lo tanto, nunca deberían de estar entrelazados los de fuera si aún no hemos entrelazado los de dentro.

Pues bien, el resultado del experimento es aplastante. I2 y D2 muestran entrelazamiento si entrelazamos después sus parejas, y no lo demuestran si no lo hacemos.

Es increíble, apasionante y muy perturbador. Una decisión que tomamos en el presente influye sobre hechos ocurridos en el pasado. Imagina por un momento que pudiésemos cambiar nuestro pasado diciéndonos a nosotros mismos Hace un mes que deberíamos de comprar acciones de Bankia porque ahora sabemos que han subido.

Pero aún habrá que esperar un poco, ya que por ahora podemos influir en ese pasado sin poder utilizar la información del cambio hasta el presente (la naturaleza no quiere que nos volvamos locos), y si lo conseguimos se producirán unas curiosas paradojas.

Esto lo veremos en el último artículo de esta serie.

Sobre el autor