Hasta las piedras hablarán

Que las farolas se enciendan o apaguen según la señal que reciban de un sensor de luminosidad, no es algo novedoso; pero si le incorporamos una unidad de procesamiento junto a una placa de comunicaciones, y conseguimos que informe a una central de recepción de avisos que dicha farola no está consumiendo energía cuando debería estar encendida, o si le añadimos sensores para que registre periódicamente el nivel de ruido, humedad y contaminación de una calle, o que cuando detecte un grito de socorro avise a la policía y se personen un par de agentes a los pocos minutos, estaremos dando 'vida' a la farola. William Mitchell en su libro 'Me++', afirmaba que al interconectar los objetos podrían ser conscientes del entorno que les rodea e interactuar con otros objetos o personas. Otro ejemplo es colocar sensores en los trajes de los bomberos que detecten la presencia de gases, humo o una temperatura superior a la que el traje pueda proteger; e incluso, añadir un pulsador de alarma y un GPS para que pueda ser localizado un bombero en situación de peligro.

En ambos escenarios, la unidad de control suele ser una placa tipo Arduino, incorporada a la farola o al traje, quien interpreta las señales que recibe, y envía el resultado al centro de control que corresponda. Los Arduino son plataformas basadas en microcontroladores, con conversores analógicos y digitales, varios puertos de entrada y salida, y un entorno de programación para acceder a la pléyade de accesorios disponibles.

En Internet podemos encontrar múltiples proyectos que, teniendo como base principal un Arduino, se conecta a diferentes sensores, motores, pantallas, etc. Por ejemplo, cómo construir una impresora 3D, o iniciativas como Ardusat que mediante Arduinos montados a bordo de un satélite artificial permiten al programador interactuar con sus cámaras; con sus sensores de temperatura, magnéticos, luminosidad o radiación; con su espectrómetro, giroscopio y acelerómetro; así como acceder a su computadora de vuelo o a sus sistemas de orientación, energía eléctrica y comunicaciones. Sin embargo el proyecto más importante, por dimensión y creación de empleo, en el que los Arduinos tienen un papel relevante, son las Ciudades Inteligentes; en las que se pretende dar mayor interacción a los elementos de la ciudad con el ciudadano. Varias consultoras predicen que en el año 2020 el número de objetos conectados rondará los 50.000 millones. Seguro que a más de uno le viene a la cabeza libros como '¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?' (Philip K. Dick) o videojuegos como 'Watch Dogs' (Ubisoft).

Sobre el autor