La Tierra gira cada vez más despacio

El 1 de julio de 2012 fue un día bisiesto, ya que en lugar de 86.400, sin casi nadie saberlo vivimos 86.401 segundos, porque todos los relojes de todos los organismos mundiales que tienen la responsabilidad de controlar la hora oficial, le sumaron un segundo más. También ocurrió en enero de 2009, y en 2006, en 1999, y 21 veces más desde 1972; en total se han ajustado desde esa fecha 24 segundos, y seguirá ocurriendo puntualmente para que nuestra civilización y en especial nuestras modernas tecnologías, puedan coordinarse con una exquisita precisión.

En España, la responsabilidad de mantener una hora coordinada con el resto del mundo, y de suministrar a todo el país el tiempo exacto, es del Real Instituto y Observatorio de la Armada. Le recomiendo que si quiere acceder a la hora más exacta que podemos tener disponible, visite su página.

Todos los organismos nacionales responsables de la precisión temporal se coordinan con la Oficina Internacional de Pesas y Medidas (BIPM) y el IERS (International Earth Rotation and Reference Systems Service), que vigila entre otras cosas las variaciones de velocidad en la rotación de la Tierra y lleva el control del llamado UT1 (Universal Time), que es el tiempo exacto que dura cada día según la rotación terrestre.

¿Entonces es que hay variaciones en el tiempo que la Tierra tarda en girar sobre sí misma?

Pues puede que le sorprenda, porque la respuesta es 'sí'; la tierra cada vez gira más despacio, y no todos los días duran lo mismo, produciéndose variaciones de velocidad por diferentes razones. La más influyente es que la Luna por su efecto gravitatorio y en especial por los movimientos de las mareas que provoca, está retrasando paulatinamente la velocidad de giro de nuestro planeta en una media aproximada de 55 nanosegundos diarios.

Además hay otros desajustes que adelantan o retrasan a la Tierra esporádicamente, en casos como terremotos, huracanes e incluso por los deshielos. Por ejemplo, según un análisis posterior de la NASA, el terremoto de Japón que asoló Fukushima, produjo varios efectos, desplazó 10 cm el eje de la tierra, movió 2,4 metros la isla japonesa, y aceleró 1,6 microsegundos la rotación del globo terrestre.

El terrible terremoto de Chile del año anterior produjo consecuencias temporales muy similares. Pero la mayor influencia dinámica medida hasta hoy corresponde al terremoto que provocó el tsunami del océano Índico de 2004, con una aceleración de 6,8 microsegundos en el giro terrestre.

Para la humanidad de hoy en día, que nos basamos cada vez más en las tecnologías y en su exactitud, es de vital importancia mantener la precisión y sobre todo la coordinación del tiempo, para lo cual utilizamos 3 diferentes coordenadas temporales, la UT1, la TAI y la conocida UTC que es la que nosotros conocemos y manejamos, y las 3 tienen que estar perfectamente coordinadas, de la forma que explicaré en un futuro artículo.

Sobre el autor