¿Cómo ha evolucionado la Investigación y el desarrollo en España desde el comienzo de la crisis?

¿Cómo ha evolucionado la Investigación y el desarrollo en España desde el comienzo de la crisis?

Para Juan Mulet, Director General de Cotec, Fundación para la Innovación Tecnológica realizadora del informe: “esta pérdida de capacidad en I+D+i hará más difícil para España abordar la reindustrialización que exige el mercado global y fomentar un emprendimiento capaz de generar alto valor añadido”.

Según el informe que COTEC ha presentado hoy en Madrid, los gastos totales destinados a I+D+I en nuestro país no pararon de aumentar en nuestro país desde 1995 hasta 2008.

Sin embargo, desde el comienzo de la crisis esa tendencia se ha invertido y España ha llegado a padecer un decrecimiento del 5,6 % en la primera etapa de la crisis y se ha mantenido por encima el 2% de decrecimiento en los últimos años.

Pero esa evolución negativa no ha sido igual en los países de nuestro entorno. Alemania y Francia no han dejado de crecer desde 2009 con crecimientos de 4.42 % y 2.82 % respectivamente. En Italia y Reino Unido, por otra parte, no han dejado de crecer por encima del %% hasta el año 2013 en el que han padecido una caída del 1,5 % y el 9,3% respectivamente.

España ascendió en 2013 a 13.012 millones de euros, lo que representó el 1,24% del PIB, lo que supone un descenso del 2,8% respecto al  año anterior, en el que el gasto alcanzó los 13.392 millones de euros (1,27%* del PIB).
 
Por ramas de actividad, las empresas de motor se situaron en 2013 a la cabeza en el gasto en innovación tecnológica, con un 13,4%, seguidas de las de Servicios de I+D (12,1%), Farmacia (7,9%), Actividades Financieras y de Seguros (7,3%) y Telecomunicaciones (6,2%). Y si analizamos los datos por región, sólo Extremadura y Madrid han crecido mínimamente desde 2013, tras un fuerte descenso que había superado el 8% desde comienzo de la crisis. En el extremo contrario se sitúan Castilla y León, Cantabria y Castilla La Mancha.

Según el tamaño de las empresas, las de 10 a 49 empleados que realizan I+D son las que más han disminuido durante el periodo 2008-2013, con una caída del 44,2%, mientras que las de 50 a 249 empleados cayeron un 22,6% y las de más de 250 empleados disminuyeron en un 16,5%. Para Mulet  “el desmantelamiento de este tejido empresarial, formado por empresas que apuestan por la innovación como base para su competitividad y que es fundamental para nuestro país, está hipotecando nuestro futuro desarrollo”
No obstante, por primera vez desde el comienzo de la crisis, el sector privado, con un 46,9% financió las actividades de I+D en mayor medida que el sector público, con un 45,7% (Administración Pública, un 41,6%, y Enseñanza Superior, un 4,1%), y los fondos procedentes del Extranjero lo hicieron en un 7,4 % restante.