Sin palos de selfie en estadios ni museos

Museos como el Thyseen o clubes deportivos como el Arsenal o el Tottemham han prohibido la entrada con el famoso palo para hacer selfies. Motivos de seguridad, alegan. Lo cierto es cada vez es más frecuente ver a gente con este artilugio que permite la realización de autorretratos con el móvil.

El Moma de Nueva York, el Museo Hirsnborn, la Galería Nacional de Australia, el Museo Thyssen de Madrid... Prohíben a sus visitantes utilizar este palo extensible para evitar que los cuadros y esculturas puedan ser dañados. El madrileño Museo del Prado prohíbe desde hace años la realización de fotos en su interior por lo que queda libre de esta polémica. Lo cierto es que los flash de los móviles pueden dañar las obras de arte y, dada las aglomeraciones que suele haber en estos museos, no parece lo ideal emplear este palo con el consiguiente riesgo de tropezarse o caer. El peligro de tocar o dañar las obras de arte bien merece guardarlo y usarlo, por ejemplo, en la puerta del museo.

Los estadios de fútbol son otros sitios en el que el palo del selfie está siendo desterrado. Los clubes ingleses del Arsenal y del Tottemham lo han prohibido, también por motivos de seguridad. El palo puede resultar tentador cuando tu equipo pierde y es conocido el apasionamiento de los ingleses por este deporte. Lo que parece razonable es que, si para acceder a determinados lugares no se puede llevar vidrio, latas u otros elementos que pueden ser peligrosos, el palo del selfie lo tendremos que guardar para mejor ocasión.

Tags: 

Sobre el autor