’Scratch’ o aprender a pensar

Alfonso Sanz, es estudiante de Ingeniería Técnica de Informática de Sistemas de la UVA y profesor en la actividad de ‘scratch’ en diversos colegios de Valladolid. Además, es profesor en el Club de Jóvenes programadores de la UVA y colaborador en la celebración del ‘Scratch Day’ en Valladolid, Palencia y Segovia. Sin duda, su afición por los niños le ha llevado a entrenarlos en baloncesto y, desde 2013, en otro tipo de habilidades, en concreto, en la programación informática. ‘Scratch’ es un entorno de programación muy visual, desarrollado por el grupo Kindergarten del Media Lab del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) y extendido por todo el planeta. Este lenguaje busca acercar el mundo de la programación a edades muy tempranas de la Educación (educación primaria y secundaria, fundamentalmente) y convertir a los alumnos en pequeños programadores para que construyan su propio videojuego. Actualmente, compagina sus estudios con la enseñanza de ‘scratch’ en colegios vallisoletanos como San Agustín y La Salle, siempre como actividad extraescolar.

¿Por qué puede resultar atractivo elegir ‘Scratch’ como actividad extraescolar?
‘Scratch’ no se contempla como una asignatura aunque lo veo como un complemento necesario en la educación de los niños. Actualmente, los niños son consumidores de tecnología y, con el ‘scratch’ se convierten en productores. Los beneficios para el niño son grandes ya que aprender a programar permite desarrollar ciertas habilidades. Nunca hay que ver que aprender ‘scratch’ es un fin, sino como un medio para potenciar ciertas habilidades en el menor.

¿Qué habilidades se desarrollan al aprender ‘scratch’?
Habilidades tales como la creatividad, el pensamiento sistemático y el pensamiento lógico. Lejos de la memoria, que es lo que potencia nuestro sistema educativo, aprender entornos de programación como ‘scratch’ permite fomentar estas habilidades en un contexto motivacional único, ya que el niño lo ve como un juego en el que él crea un proyecto desde el principio hasta el final.
Dentro de la clase general, se aprenden tareas programadas, aquí puede aprender algo que ellos idea y esto les automotiva enormemente. Si el niño construye un juego que él mismo ha idea, aprende más fácilmente.
El ‘scratch’ les permite aprender desde conceptos matemáticos y el pensamiento sistemático – inherentes a la programación- hasta razonar de una manera lógica, debido a que tiene que desmenuzar el juego que quiere hacer en etapas. Además, le ayuda a madurar sus  competencias lingüísticas, ya que hay que darle al ordenador órdenes y que sea capaz de interpretarla y otro tipo de habilidades propias de la forma en el que se aprende ‘scratch’ como el trabajo en equipo o hablar en púbico.

Alfonso nos indica que, en sus clases, es habitual evaluar los proyectos entre todos para que todos los alumnos aporten ideas al proyecto de sus compañeros. Además, realizan exposiciones al resto de la clase para que pierdan el miedo escénico a hablar ante los demás. Los compañeros les hacen pregunta pero, como el alumno dominan su proyecto, son capaces de contestar con seguridad y esto les resulta muy gratificante.

¿Qué metodología empleas para enseñar ‘scratch’?
Básicamente, propongo a los chavales tres tipos de proyectos: Libre, guiado por el profesor o por parejas. Lo importante es que el niño (o grupo de niños) saque todo el proyecto adelante, desde idear qué quieren hacer, planificar cómo lo van a hacer, hacerlo, probarlo, corregirlo, y vuelta a empezar.

¿La edad influye a la hora de aprender ‘scratch’?
Aprender ‘scratch’ se adapta a cualquier edad ya que lo que marca las diferencias es la propia naturaleza del proyecto que, como lo idean ellos, responde a sus inquietudes personales. En este sentido, es importante motivar la niño para que haga un proyecto que le guste y adaptado a sus aficiones (el fútbol, los coches, los animales…). La edad no condiciona tanto a la hora de aprender, sí, claro está, a la hora de plantear el proyecto que, en edades más tempranas, tiene un carácter más visual, y, en los más mayores, tiene más elementos matemáticos. Por ejemplo, entre los alumnos más mayores se incluyen conceptos matemáticos y algoritmos que ellos pueden entender, incluso les ayuda a entender ciertas reglas matemáticas. Una actividad clásica es diseñar una calculadora, en el que cada alumno puede meter las fórmulas matemáticas que sea capaz de entender. Desde las tablas de multiplicación, las decenas, raíces cuadradas, etc. Cuando pones al niño a programar y ve cómo se obtiene correctamente el resultado, entiende la operación matemática perfectamente. El concepto, ya lo tiene en la cabeza.

¿Crees que sería importante incluir este tipo de estudios en los planes generales de formación?
Vital. Es esencial que los escolares aprendan a entender algo con lo que conviven diariamente. Es Primaria, lo considero básico, ya que es importante que entiendan que la información que consultan en un dispositivo electrónico no viene de la nada, que hay un lenguaje de programación y lo que va detrás. Adicionalmente, es importante porque desarrollan esas habilidades que he comentado antes.

¿No crees que ofrecer una actividad como ‘scratch’ puede confundir a los padres al pensar que es programación?
Al ser una actividad extraescolar, lo que buscamos siempre es que el niño esté contento. Los niños hoy en día los llamamos ‘nativos digitales’, pero son solo consumidores de información. Usan, con mucha habilidad, las apps, los programas de Microsoft Office, etc. Pero no saben cómo se desarrollan, qué hay detrás. ‘Scratch’ les abre una pequeña puerta a la programación pero no es programar, complementa su manera de pensar y les ayuda a comprender conceptos que, por su abstracción, les resulta más difícil. Por ejemplo, en ‘scartch’ puedes diseñar un tractor con dos ruedas de tamaño diferente, puedes demostrar qué sucede si una rueda va más rápida que la otra, cómo derrapa el tractor… Es una manera de comprender gráficamente los principios de la velocidad y, además, ¡lo han creado ellos!

¿Qué necesidades tecnológicas necesitamos para trabajar con ‘scratch’?
Vale cualquier ordenador y el lenguaje ‘scratch’ es gratuito. Con un ordenador relativamente moderno, por ejemplo, no más de 8 años de antigüedad, es suficiente. Sí que es cierto que toda la parte de ‘Ayuda’ está en inglés, pero el lenguaje es muy intuitivo y no hay que tenerle miedo. De hecho, el primer día de clase de ‘scratch’ es así: Se abre el programa y se anima a los alumnos a tocarlo todo para que rompan el miedo a estropearlo.

¿Cómo se pasa del leguaje de programación en el ordenador al mundo físico?
Con ‘scratch’ nos quedamos solo en la programación en un ordenador, pero este entorno te permite también saltar al mundo físico y hacer mover un robot. Por ejemplo, ‘Lego WeDo’, permite programar con ‘scratch’ unas funcionalidades que se transmite a unos sensores que tiene el robot. Desde el ordenador, el niño puede enviar datos que hacen que el robot se mueva, se desplace, etc. También existe ‘me way’, que no pertenece a Lego y también lo puedes programar con ‘scratch’. Te permite programar un robot que se desplaza siguiendo unas líneas o se le apagan y encienden las luces. Más complejo y avanzado es el lenguaje ‘Arduino’ que te permite programar una placa y tiene interfaz para ‘scratch’. Esta placa es capaz de encender un pequeño motor instalado en un robot o hacer, igualmente, que se enciendan y apaguen una luces conectadas a dicha placa. Es un entorno más complejo que toca ya la electrónica y que sería el paso siguiente al ‘scratch’.
Desde el Club de Jóvenes Programadores de la UVA no se ha querido profundizar en el tema de la robótica ya que no es nuestro objetivo. Además, programar en el ordenador es más creativo y libre, no tienes las limitaciones de tener que interactuar con un robot.

¿Qué es el ‘scratch’ Day?
Es un día, que en Valladolid lo organiza la UVA, en que el que se congrega a padres e hijos para enseñarles los beneficios de ‘scratch’. En sus inicios, hace 2 años, además de contar qué es el ‘scratch’ se pedía a los padres que hicieran un proyecto junto a sus hijos. Ahora, el ‘scartch’ es más conocido y no es necesario contar qué es sino que se programan una serie de actividades como concurso de retos, robótica, etc.

A modo de despedida, Alfonso nos cuenta algunas anécdotas que ha vivido dando clase a los chavales. La más frecuente es que el niño escriba directamente todo lo que quiere hacer, sin instrucciones y sin desglosarlo y, claro, no funciona. Aprender ‘scartch’ les obliga a secuenciar las tareas y dividirlas y esto es un paso complicado. También nos cuenta cómo hay profesores que les han pedido formación en ‘scartch’, no tanto para enseñárselo a sus alumnos (no hay materialmente tiempo en las aulas) sino con el fin de construir un proyecto para que la clase entienda mejor una determinada ley física o principio matemático.

Scratch Day’16 de mayo:
• Día 16 de mayo de 2015 en Valladolid
• Lugar: Escuela de Ingeniería Informática de la UVA. Campus Miguel Delibes. Pº Belén, 15. Valladolid.
• Actividades para chicos y chicas hasta 12 años: Talleres de Arduino, Lego WeDo, Lego Mindstrom, App Inventorm, etc
• Contacto scratch@infor.uva.es
• Información e inscripción:  http://day.scratch.mit.edu/events/127/

¿INTERESADO EN SCRATCH?
Mundo educa
info@mundo-educa.com
http://www.mundo-educa.com/


¿QUÉ SUCEDE EN OTROS PAÍSES?

El sistema norteamericano
Aquinas American School es un colegio americano ubicado en Pozuelo de Alarcón (Madrid) que imparte los niveles educativos hasta la universidad siguiendo la legislación académica estadounidense. Una de las asignaturas que incluye en su proyecto académico es ‘computer science’, esto es, programación.
Luis Carbajosa imparte ‘computer science’ en este centro y conservamos con él sobre la asignatura de programación en el sistema educativo general. El sistema educativo americano es muy diferente y no está tan normalizado, así que cada colegio oferta los contenidos que consideran más adecuados a la educación de los niños y jóvenes. Por ejemplo, en el Reino Unido sí es obligatoria una asignatura de programación en Primaria y Secundaria.
Carbajosa considera que programar te enseña a pensar. Como Alfonso Sanz, considera que programar no es un fin en sí mismo si no que es un medio para hacer comprender a los alumnos qué hay detrás de su ordenador o tableta, además de mejorar la formación lógica-matemática y la expresión lingüística. Hoy en día, hay una tendencia en la Educación que consiste es introducir la tecnología a toda cosa, sin tomar conciencia de por qué o para qué se realiza.
En su colegio, se enseña programación como una asignatura más para los alumnos de 11 a 16 años. Al tratarse de una asignatura obligatoria, hay un trabajo importante de motivación por parte del profesor ya que hay que hacer un esfuerzo, resolver problemas que te plantea el profesor y hacer ver al alumno que las cosas no salen en un día, a pesar de lo atractivo que puede ser un entorno de programación como ‘scratch’.
Coincide el profesor con Sanz en que el ‘scratch’ ayuda a comprender conceptos abstractos, contribuyendo a la comprensión de cuestiones o principios que se relacionan entre sí y a desmenuzar problemas en partes. La satisfacción de padres y alumnos es alta ya que, según Carbajosa, ‘programar te ayuda a pensar’ y el ‘scratch’ te permite ‘enseñar sin que te obliguen’.

En Navarra, aprender a programar es obligatorio
En Navarra han apostado por la programación como enseñanza obligatoria en Primaria. Este presente curso, programar es ya una asignatura obligatoria y gratuita para los escolares navarros que aprenden, entre otras cosas, ‘scratch’y robótica educativa. Aunque está implantando solo en Primaria, desde el Departamento de Educación afirman que se extenderá a Secundaria en cursos sucesivos. La acogida entre padres, alumnos y profesores no ha podido ser mejor. ’La sociedad entiende que se trata de futuro’, afirman.

Sobre el autor