Meizu quiere competir con Xiaomi en el mercado móvil

Según los datos de 2014 correspondientes al sector, la venta de dispositivos móviles se está estancando. Los terminales cada vez prolongan más su vida en manos de los usuarios porque las mejoras, salvo en casos excepcionales, no son tan significativas como para procurar un desembolso tan grande como suele suponer. Por eso, para que este mercado sea rentable, es mejor invertir en accesorios, software e incluso apps asociadas.

El presidente de Meizu, Li Nan, explica además que para que una empresa tecnológica sobreviva, necesita tener volúmenes muy grandes. La competencia principal de la empresa en el gigante asiático es Xiaomi, que ha revolucionado el sector gracias a que en apenas unos años se ha convertido en la “start up” más valorada del mundo, ya que su labor se estima en 40.000 millones de dólares.

Por eso Meizu abrió hace unos meses la puerta a nuevos inversores para  poder competir con su principal enemigo. Lo logró gracias a Alibaba, la empresa asiática más importante de ecommerce, y ahora con Digitone, con lo que ha logrado ingresas mil millones de dólares en unos meses.

Sus terminales atacan de frente y sin complejos a las gamas medias de las empresas mundiales y compiten con las gamas altas de Xiaomi desde que lanzaron sus MX4. Además, la intención de Meizu es la de “innovar”, en lugar de copiar, con pequeñas aportaciones que mejoren la experiencia de los usuarios de Android. De esta manera han logrado que gracias a su botón de inicio MBACK, se pueda volver atrás e ir a la pantalla de inicio prescindiendo de los otros dos botones habituales en los dispositivos de Android. Sus terminales, además, cuentan con la posibilidad de cargar doble SIM, muy útil para entornos laborales y trabajan con memorias internas de hasta 160 GB. También es reseñable que tanto la domótica como los “wearables” forman parte ya de sus proyectos más inmediatos.  No obstante, Li Nan aclara: “Es evidente que no somos tan avariciosos como Apple o Samsung, pero también que en el futuro tendremos que aumentar nuestros márgenes de beneficios para sobrevivir”.

Además, no hay que olvidar que la mayor parte de componentes electrónicos que se venden en el mundo proceden de China. Incluso la española BQ crea el diseño pero subcontrata su fabricación a empresas chinas.
China quiere liderar el mercado tecnológico mundial y Meizu quiere ser uno de los nombres propios destacados del mercado producido en Asia.