La ola de calor dispara las averías de los dispositivos móviles

La ola de calor no sólo nos afecta a nosotros. También perjudica, y seriamente, la estabilidad tecnológica de nuestros smartphones y tabletas. Provoca situaciones de riesgo en las que la ventilación del dispositivo puede resultar insuficiente. Por eso, el 40% de las averías de los móviles se producen entre junio y agosto, sobre todo relacionadas con la exposición solar.
 
Entre las acciones que más sobrecalientan los dispositivos se encuentran el uso intensivo del vídeo en el móvil, los largos períodos de carga, dejar el smartphone en zonas poco aconsejables en pleno verano como podría ser en la guantera de un coche, en la mesa de una terraza, etc. Si el dispositivo supera los 45 º, su funcionamiento se ralentiza y, si no consigue enfriarse, finalmente puede deteriorarse de manera irreversible.

Algunas aplicaciones como ‘iStat 2’ monitorizan la temperatura del dispositivo, además de los datos consumidos. Otros, como ‘Cooler Master’, determinan la temperatura que tiene el dispositivo móvil, además de localizar los servicios que producen ese sobrecalentamiento y borrarlos.

Además del calor, las caídas provocan el 81% de las averías por las que llevamos nuestros móviles a los servicios técnicos de telefonía, seguidas de la exposición a fuentes de calor con un 14% de dispositivos averiados según datos de Phone House. Además, según el mismo informe de la compañía, a los hombres se les cae más el móvil que a las mujeres (59% versus 51%) y a las mujeres se lo roban con más frecuencia (28% frente al 23%). Otro dato que nos atañe especialmente es que Castilla y León (71%) es la comunidad que registra un índice más alto de averías, seguida de Galicia (67%), Cataluña (54%) y Baleares (49,5%).