1 de cada 3 lectores prefiere los libros electrónicos en lugar del formato en papel

La proliferación de dispositivos móviles que facilitan el acceso a la lectura digital está modificando nuestros hábitos de lectura. El uso de tabletas, e-readers y smartphones ha disparado el fenómeno de la lectura electrónica en detrimento de la lectura en papel.

Sin embargo, y al margen del formato elegido, seguimos siendo un país en el que la gente confiesa leer poco o muy poco ya que el 35% de los españoles reconoce no leer casi nunca según el CIS (Barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas).

Si a la crisis del papel le sumamos el hecho de que en España 1 de cada 3 lectores ya opta por los libros digitales, según el Informe de la Sociedad de la Información en España editado por la Fundación Telefónica, la caída de ventas del sector editorial tradicional, que se estima en torno al 19% en los últimos 10 años, está asegurada.

Según el Barómetro de ventas de las librerías independientes de España, realizado por la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libretos (CEGAL) con la colaboración del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, durante los dos primeros cuatrimestres de 2014 se facturaron 398,6 millones de euros en ventas de libros, un 6,6% menos con respecto al 2013 cuando se facturaron hasta 427 millones. La distribución de las ventas por CCAA indica que Cataluña, Madrid y Andalucía son las comunidades donde más libros se llegan a vender.

Hacia un nuevo modelo de negocio
El aumento del consumo de ebooks también se traslada al crecimiento en ventas. Según la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE) mientras que la facturación de venta de libros descendió un 9,7% en España, la facturación del libro digital sube un 8% tras alcanzar 80,26 millones de euros.

Por tanto, las editoriales deben enfrentarse a una nueva situación porque los lectores digitales leen más pero la rentabilidad del producto es menor. Los lectores que prefieren los ebooks incrementan la cantidad de libros que leen de media y uno de los motivos principales es la reducción del coste, es decir, el menor precio de los ebooks frente al aumento de los precios de los libros tradicionales. Además, evidentemente, la comodidad de tener varios libros en un mismo dispositivo juega un papel importante también.