Huawei Mate S, ergonomía curva y pantalla "Force Touch" como buques insignia

El IFA no deja de depararnos novedades. Ayer le tocó el turno a Huawei, que ha presentado su nuevo dispositivo móvil, el Huawei Mate S.

En esta ocasión, la compañía china ofrece un terminal con un diseño poco convencional que equilibra las capacidades del teléfono y su apariencia. Desarrollado a partir de Huawei Mate 7, Huawei Mate S incorpora una lente de pantalla flotante 2,5D y una pantalla AMOLED de 5,5 pulgadas. Con unas medidas y un peso ligeramente inferiores al resto de sus dispositivos (7,2 milímetros de ancho y bordes de 2,65 milímetros), la parte trasera del teléfono está ligeramente curvada para que encaje en la palma de la mano y poder sujetarlo mejor.

Huawei alardea, además, de incorporar una batería laminada y escalonada y un tablero de circuito impreso plano. También cuenta con otras tecnologías punteras, como el corte de diamante, CNC, nanotecnología o una cámara con lente de zafiro. El dispositivo cuenta con una memoria RAM  de 3 GB y memoria interna de 32 GB, ampliable con tarjetas micro SD.
 
Una pantalla innovadora
 
Pero donde más destaca, precisamente, es en las características que dan nombre al último de sus dispositivos: todos los relacionados con la pantalla. Por eso, ha incorporado un sensor más rápido, sensible y cuenta con funciones de autoaprendizaje más precisas para mejorar notablemente la velocidad de reconocimiento al que denomina 2.0. También ha reinventado su sensor de nudillos, incorporado por primera vez en el Huawei P8, su nueva versión brinda nuevas funciones usando los nudillos. El smartphone permite el cambio rápido entre aplicaciones dibujando un símbolo en la pantalla. Por ejemplo, dibujando una ‘C’ se activa la cámara y haciendo doble-clic con el nudillo en la pantalla se pueden capturar fragmentos de una película para hacer un vídeo. Su tecnología 'Force Touch' permite llevar a cabo diferentes funciones y tareas con solo variar la presión de nuestros dedos sobre la pantalla.
 
En cuanto a la cámara, el Huawei Mate S cuenta con importantes mejoras:  la cámara trasera es de 13 megapíxeles e incorpora un sensor RGBW, estabilizador óptico de imagen y flash Dual-color LED. La delantera, pensada para hacer “selfies”, alcanza los 8 megapíxeles.
 
El dispositivo estará disponible en el mercado a partir del 15 de septiembre, aunque la compañía aún no ha especificado en qué países estará a la venta.