Herramientas útiles

Las redes sociales como herramientas al servicio del ciudadano. Carolina González ofreció su particular visión de estos canales de comunicación en el Congreso e-volución y ofreció una serie de pautas de comportamiento a seguir por el ciudadano cuando utiliza las redes sociales para comunicarse, «siempre basadas en la educación y respeto». La Policía Nacional fue el primer Cuerpo de Seguridad en tener presencia en Internet. «Comenzamos el proyecto en 2006, y lo hicimos con Youtube, para, en 2009, lanzar nuestro perfil en Twitter (@policia) con el objetivo de estar más cerca del ciudadano y ofrecer un mejor servicio a nuestro público, que es el de la calle».
 
Fueron los primeros en tener presencia en las redes sociales... El aprendizaje ¿resultó costoso?
Sí, porque no había nadie para seguir esta nueva forma de comunicar y no nos podíamos fijar en cómo lo habían hecho otros cuerpos de seguridad. Fuimos aprendiendo por el camino, de hecho, nos hemos tenido que adaptar a las demandas del ciudadano para ofrecer lo que quiere y necesita y, poco a poco, también introducir nuestra píldora de seguridad, por ejemplo, en cada tuit, con ese tono que nos caracteriza para llegar a las personas.
 
¿Cómo es posible que el ciudadano invierta en la seguridad de su hogar y sin embargo conceda todo tipo de información a través de las redes sociales?
No lo entendemos. No conseguimos explicar cómo determinados ciudadanos cuentan cosas en las redes sociales que jamás comentarían en otro lugar y publica imágenes que nunca daríamos a conocer, por ejemplo, a la puerta de un instituto. Las redes sociales juegan con ese supuesto anonimato. Pensamos que estamos en un pequeño círculo y que solo nos escucha un pequeño número de personas, cuando realmente no es así; también  creemos que todo el mundo es quien dice ser, confiamos en esas personas que están detrás de las redes sociales cuando, realmente, desconocemos quién se encuentra al otro lado.
 
¿Qué pautas debe seguir el ciudadano en las redes sociales...
Como sucede en la vida ‘off line’, es muy importante la educación y el respeto, y creo que son pautas que tenemos que tener vigentes en nuestras conductas. A diario, vemos cómo eso no se hace. La Policía Nacional está de forma presencial en centros educativos para intentar inculcar esas pequeñas pautas de seguridad, para ofrecer pequeños consejos sobre cómo actuar en las redes sociales e intentar evitar esas malas conductas..., lo que hacemos es una labor de prevención. No entendemos cómo alguien puede mofarse en las redes sociales de imágenes dramáticas como la fotografía del niño sirio muerto en la orilla del mar..., ni tampoco cómo un ciudadano puede grabarse y publicar posteriormente un vídeo conduciendo en el lado del copiloto a muchos kilómetros por hora...
 
Pero, por otro lado, también están los ciudadanos que colaboran con la Policía...
Por supuesto, siempre hay ciudadanos que se encuentran en disposición de colaborar con nosotros, y que mandan información útil contra algún acto delictivo.
 
Al igual que sucede en la vida diaria, ¿los padres también deben tomarse su tiempo para educar a sus hijos en el manejo de las redes sociales...?
Sin duda. Sabemos que es difícil educar y enseñar a los pequeños en un mundo que evoluciona tan rápido. Pero sería conveniente dedicar un pequeño tiempo para sentarnos junto a nuestros hijos e inculcarles esas pautas de comportamiento en las redes sociales, sobre todo con el objetivo de evitar que faciliten determinada información.
 
Usted ¿utiliza las redes sociales?
Sí. En 2009, cuando comenzamos en @policia, todos los que trabajamos en ese proyecto entramos en las redes sociales para descubrir que era aquello que nos sonaba a chino. Sin embargo, ya estamos enganchados.

Sobre el autor