La noche de la ciencia y la investigación

Una noche divertida, distinta, dinámica… y a la vez formativa, divulgativa y muy entretenida. Así fue la décima Noche Europea de los Investigadores, que tuvo lugar el pasado 25 de septiembre en el Museo de la Ciencia de Valladolid. Una iniciativa de la Unión Europea, coordinada por la Universidad de Gerona, que ofreció una velada con actividades educativas y para todos los públicos, que sirvieron para acercar a los investigadores y la investigación, al público en general y así conseguir un entendimiento mutuo y una mejora global del entorno investigador de Europa. Un proyecto en el que participaron universidades, centros de investigación y museos de 280 ciudades europeas, 14 de ellas españolas, bajo el lema “Científicos para un futuro mejor”.
 
Se trata de un evento que cada año atrae más visitantes, que acuden con la intención de descubrir diferentes disciplinas científicas, y sobre todo, de pasar un rato divertido y fascinante aprendiendo sobre ciencia. Por segundo año consecutivo, dentro de las numerosas actividades organizadas en el Museo de la Ciencia, destacó el “Rincón Europeo: Valladolid investiga”. Una muestra en la que se dieron cita investigadores de la Universidad de Valladolid y algunas empresas, que, a lo largo de 12 expositores, presentaron al público de todas las edades, 16 innovadores proyectos de investigación financiados por la Unión Europea.
 
Inés Rodríguez Hidalgo, Directora del Museo de la Ciencia de Valladolid, definió la celebración del “Rincón Europeo” como un “éxito rotundo”. La directora, reconoció que “han sido meses de duro trabajo, pero que han merecido la pena, especialmente por la excelente acogida del público y por el gran entusiasmo, rigurosidad y predisposición con las que los investigadores han participado en la iniciativa”.
 
La Fundación General Universidad de Valladolid (FUNGE) colaboró muy estrechamente con el Museo de la Ciencia en la organización y preparativos de la cita de investigación, especialmente en el proceso de selección de los proyectos participantes.  “A la hora de la selección, valoramos la importancia de los proyectos, su factor innovador, que fueran de reciente creación y el interés para la sociedad. El Rincón Europeo se ha convertido en un excelente escaparate para dar a conocer y divulgar los trabajos de muchos científicos, que además, han mostrado un gran interés en explicar de forma amena y didáctica sus proyectos al público. El trabajo que realizan es algo apasionante y aportan un importante beneficio para la sociedad”, explicó Cecilia Sevillano Martín, Gestora de proyectos internacionales de la FUNGE.
 
Además de todos estos factores, según explicó la directora del Museo de la Ciencia, Inés Rodríguez, “se dio prioridad a proyectos que estuvieran dentro de las acciones Marie Skłodowska-Curie, un programa de la UE para potenciar carreras de investigadores europeos, y el hecho de que en los proyectos participaran también empresas, como Matarromera o Cidaut, que este año estaban representadas en el evento”.
 
Todos los proyectos y experimentos expuestos, lograron atraer el interés de los más de 430 visitantes que acudieron a la cita. La temática era muy variada, desde el estudio de biomateriales para regenerar huesos, tejidos afectados por isquemia y arterias, hasta la investigación sobre materiales ligeros para componentes de vehículos híbridos y eléctricos. César Chamorro, de la Escuela de Ingenierías Industriales de Valladolid, fue uno de los investigadores que participaron en la cita. Su proyecto “Metrology for Biogas”, comenzó su andadura en junio de 2014, con una duración de tres años. “Medimos propiedades termodinámicas del biogas, como son la densidad y la velocidad del sonido, para desarrollar ecuaciones de estado que permitan a las empresas que trabajan con gas natural o biogas, conocer las propiedades de este combustible”, explica este investigador, en cuyo expositor del Rincón Europeo, llevó a cabo diversos experimentos sobre la densidad y velocidad del sonido del biogas. “Es la primera vez que asistimos a este evento y la experiencia ha sido muy positiva, especialmente con los niños, a los que les ha resultado muy instructivo e interesante”, completó este experto en combustibles renovables.Una noche divertida, distinta, dinámica… y a la vez formativa, divulgativa y muy entretenida. Así fue la décima Noche Europea de los Investigadores, que tuvo lugar el pasado 25 de septiembre en el Museo de la Ciencia de Valladolid. Una iniciativa de la Unión Europea, coordinada por la Universidad de Gerona, que ofreció una velada con actividades educativas y para todos los públicos, que sirvieron para acercar a los investigadores y la investigación, al público en general y así conseguir un entendimiento mutuo y una mejora global del entorno investigador de Europa. Un proyecto en el que participaron universidades, centros de investigación y museos de 280 ciudades europeas, 14 de ellas españolas, bajo el lema “Científicos para un futuro mejor”.
 
Se trata de un evento que cada año atrae más visitantes, que acuden con la intención de descubrir diferentes disciplinas científicas, y sobre todo, de pasar un rato divertido y fascinante aprendiendo sobre ciencia. Por segundo año consecutivo, dentro de las numerosas actividades organizadas en el Museo de la Ciencia, destacó el “Rincón Europeo: Valladolid investiga”. Una muestra en la que se dieron cita investigadores de la Universidad de Valladolid y algunas empresas, que, a lo largo de 12 expositores, presentaron al público de todas las edades, 16 innovadores proyectos de investigación financiados por la Unión Europea.
 
Inés Rodríguez Hidalgo, Directora del Museo de la Ciencia de Valladolid, definió la celebración del “Rincón Europeo” como un “éxito rotundo”. La directora, reconoció que “han sido meses de duro trabajo, pero que han merecido la pena, especialmente por la excelente acogida del público y por el gran entusiasmo, rigurosidad y predisposición con las que los investigadores han participado en la iniciativa”.
 
La Fundación General Universidad de Valladolid (FUNGE) colaboró muy estrechamente con el Museo de la Ciencia en la organización y preparativos de la cita de investigación, especialmente en el proceso de selección de los proyectos participantes.  “A la hora de la selección, valoramos la importancia de los proyectos, su factor innovador, que fueran de reciente creación y el interés para la sociedad. El Rincón Europeo se ha convertido en un excelente escaparate para dar a conocer y divulgar los trabajos de muchos científicos, que además, han mostrado un gran interés en explicar de forma amena y didáctica sus proyectos al público. El trabajo que realizan es algo apasionante y aportan un importante beneficio para la sociedad”, explicó Cecilia Sevillano Martín, Gestora de proyectos internacionales de la FUNGE.
 
Además de todos estos factores, según explicó la directora del Museo de la Ciencia, Inés Rodríguez, “se dio prioridad a proyectos que estuvieran dentro de las acciones Marie Skłodowska-Curie, un programa de la UE para potenciar carreras de investigadores europeos, y el hecho de que en los proyectos participaran también empresas, como Matarromera o Cidaut, que este año estaban representadas en el evento”.
 
Todos los proyectos y experimentos expuestos, lograron atraer el interés de los más de 430 visitantes que acudieron a la cita. La temática era muy variada, desde el estudio de biomateriales para regenerar huesos, tejidos afectados por isquemia y arterias, hasta la investigación sobre materiales ligeros para componentes de vehículos híbridos y eléctricos. César Chamorro, de la Escuela de Ingenierías Industriales de Valladolid, fue uno de los investigadores que participaron en la cita. Su proyecto “Metrology for Biogas”, comenzó su andadura en junio de 2014, con una duración de tres años. “Medimos propiedades termodinámicas del biogas, como son la densidad y la velocidad del sonido, para desarrollar ecuaciones de estado que permitan a las empresas que trabajan con gas natural o biogas, conocer las propiedades de este combustible”, explica este investigador, en cuyo expositor del Rincón Europeo, llevó a cabo diversos experimentos sobre la densidad y velocidad del sonido del biogas. “Es la primera vez que asistimos a este evento y la experiencia ha sido muy positiva, especialmente con los niños, a los que les ha resultado muy instructivo e interesante”, completó este experto en combustibles renovables.

Sobre el autor