Tabletas y smartphones, claves en los hábitos del lector de prensa en español

En apenas unos años, los soportes electrónicos han tomado el relevo de los soportes tradicionales para la lectura de las diferentes publicaciones. Si hablamos, además, de prensa, revistas y publicaciones de consumo periódico, el auge de los nuevos formatos, se dispara.

Eso es lo que se desprende de un informe elaborado por la plataforma ‘Kiosko y Más’  basado en la experiencia de más de 300.000 lectores españoles.

Con la llegada de las nuevas pantallas, cada vez son más los usuarios que optan por leer a través de los nuevos dispositivos móviles, ya sean tabletas o smartphones. Además, se trata de una tendencia creciente.

Sólo en los dos últimos años el crecimiento de suscriptores de pago en esta plataforma de pago ha superado el 50 por ciento. Los 450 periódicos y revistas presentes en ‘Kiosko y más’ se venden ya en 73 países del mundo, con más de 20 millones de descargas de ejemplares al año.

Por eso, Ramón Alonso, director general de la plataforma, asegura: “El crecimiento de la audiencia y de su consumo nos permite analizar anualmente más de 300 millones de actividades de los usuarios, lo que es útil no sólo para adaptar nuestro producto a sus necesidades, sino para comprender lo que esperan encontrar en un medio concreto”.

 

Mismos lectores y algunos nuevos hábitos

El perfil del lector digital no se diferencia demasiado del de un periódico o una revista en papel.

Dos de cada tres son hombres, con una edad que ronda los 40 años y un perfil económico medio – alto. Esto usuarios invierten, de media, 85 euros al año en la plataforma. Disponen de tabletas y smartphones y, además, los cambian con cierta frecuencia, según datos de ‘Kiosko y más’, que ya ha registrado más de dos millones de dispositivos en los últimos tres años-.

Como en la distribución física, Madrid es la provincia con más usuarios, por delante de Barcelona, Sevilla, Valencia o Vizcaya. Incluso los días de lectura siguen el patrón tradicional. Los usuarios leen más los fines de semana y los lunes.

Aunque parecen ser los lectores tradicionales de prensa, van asumiendo hábitos nuevos a partir de las características de distribución del nuevo entorno digital.

De hecho, los picos de lectura varían dependiendo del canal. En la navegación en tabletas, las horas de mayor consumo se sitúan a las ocho de la mañana y a las doce de la noche. En la web, los usuarios leen más a las nueve de la mañana (que se relaciona con la hora de entrada al trabajo) y a la hora de comer.

La portabilidad de los nuevos dispositivos ha favorecido que la proporción de lectores a través de tabletas haya crecido del 70 a prácticamente el 80 por ciento en sólo un año.

Otro aspecto reseñable es el aumento de la frecuencia de lectura de los usuarios. Hoy en día, tres de cada diez lectores de Kiosko y más acceden a sus medios más de 40 veces al mes, un
30 por ciento más que hace tan sólo un año.

Se trata de lectores muy activos, que comparten regularmente a través de redes sociales, guardan recortes de prensa, archivan su hemeroteca, etc. Según indica Alonso “Son usuarios muy fieles; por poner un ejemplo, la mitad de ellos abre los correos que les enviamos, una cifra muy alta en el negocio del comercio electrónico”.

Papel, réplica y producto nativo

 

Si hasta hace tan sólo unos años el producto editorial de pago se basaba casi exclusivamente en el papel, cada vez es más evidente la necesidad de los editores de construir ofertas complementarias que tengan en cuenta los nuevos formatos. Con la llegada de los dispositivos digitales, se estandarizó el formato réplica (PDF en lectura digital) en la gran mayoría de medios.

Una copia exacta con funcionalidades añadidas, como la traducción, la inclusión de redes sociales o de herramientas de integración como el lector automático para personas con dificultades visuales.

El siguiente paso llegó en 2012 con la creación exclusiva de contenidos para estas plataformas, como el caso de AS Color en Kiosko y más, un suplemento semanal del diario AS. “Un solo número de AS Color llegó a tener más de 200.000 descargas”, destaca Ramón Alonso.

Pero tener un catálogo amplio no es suficiente. La orientación de las webs de descarga al entorno móvil es fundamental (diseño responsive). También, el uso de apps. Ágiles y rápidas que no ocupen un peso excesivo en los terminales es clave para plataformas que ofrecen este tipo de servicios.

“Nuestro reto es ofrecer a los editores un canal de venta eficaz, apoyado en herramientas de marketing inteligentes y un producto vanguardista adaptado a los hábitos de sus lectores, con el fin de ayudar a mantener la buena salud de la prensa de calidad”, concluye Alonso.