¿Nos espían nuestros coches?

coches inteleigentes

Los coches, al igual que ordenadores, televisiones o smartphones, también son una fuente de datos buscados por avidez en este universo tecnológico donde al final todo el mundo quiere saber lo más posible de nuestras vidas, gustos, economías o cualquier otro dato para objetivos comerciales u otros no siempre confesables.

En esta línea la Federación Internacional del Automóvil (FIA)  a la que pertenece el Real Automóvil Club de Espàña (RACE), ha presentado un informe en el que se analizan el tipo de datos que pueden ser registrados y transmitidos por los modernos vehículos. Para esta investigación se han utilizado dos coches nuevos, uno con motor convencional de combustible y otro vehículo eléctrico.

¿Quë datos se trasmiten?

La investigación reveló que se trasmiten datos del perfil del conductor, de la ubicación del vehículo, del uso y mantenimiento e informaciones de contacto.

Entre estos datos tenemos, con el vehículo convencional: duración y uso de los diferentes modos de conducción, tensión de los cinturones debido a rotura repentina, número de viajes y kilómetros recorridos, último destino introducido en el GPS,  número de viajes realizados y kilómetros recorridos, revoluciones máximas del motor, lectura de kilometraje, status de los faros del vehículo, o información personal extraída del teléfono móvil
Y con el vehículo eléctrico:  del modo de conducción, cómo y dónde fue cargado el vehículo, ubicación de puntos de recarga, ubicación del vehículo, ultimas 100 localizaciones de aparcamiento, donde conectó el conductor con otro modo de transporte (tren, autobús), calidad de la carga de la batería, lectura de kilometraje, utilización del enchufe de carga

 

La opinión de los usuarios

Igualmente se  analizó la opinión que tienen los usuarios ante este envío de información. Los encuestados procedentes de 12 países europeos fueron claros en cuanto a la propiedad de la información: el 90% opina que los datos del vehículo pertenecen al propietario o a su conductor; y están preocupados por la divulgación de la información privada (un 88%), el uso comercial de los datos personales (un 86%) y la piratería de vehículos y de seguimiento del vehículo (un 95%). Las personas encuestadas opinaban que debería haber una legislación específica para defender sus derechos, así como para proteger los datos privados que generan el conductor y el vehículo.

 

Y la opinión de los políticos

En la presentación de este trabajo, realizada en el Parlamento Europeo de Estrasburgo, el presidente de la FIA Región I, Thierry Willemarck, afirmó que "hay una desconexión clara entre los datos que se están tratando de conseguir y lo que los ciudadanos están dispuestos a aceptar cuando se trata de datos del coche. No sólo se trata de abordar una firme protección de los datos, sino también tener el consentimiento y la libre elección de los proveedores de servicio por parte del conductor. Los coches conectados ya están en el mercado, y son capaces de registrar datos del consumidor y transmitirlos de forma privada. Ahora es el momento de que los responsables políticos tomen una posición firme y defiendan a los consumidores”.

Por su parte, la Eurodiputada Evelyne Gebhardt, dijo que "los consumidores tienen derecho a saber qué datos están compartiendo cuando conducen sus coches. Actualmente, sólo los fabricantes de vehículos tienen acceso a estos datos. Los europeos merecen controlar sus datos y decidir con qué proveedor de servicios quieren compartirlos. También deben tener la posibilidad de cortar la comunicación”.

Sobre el autor