La Asociación Española de Startups pide una regulación europea sobre plataformas online adaptada a los nuevos modelos de negocio

normas plataformas startup

La Asociación Española de Startups pide que la regulación europea sobre plataformas online no limite las nuevas formas de operar a nivel económico y social. 

No es ninguna novedad, el mundo cambia y todo evoluciona. La economía son ciclos, lo hemos oído muchas veces. Clicos que los consumidores y el mercado hacemos nuestros, nos adaptamos y amoldamos a ellos.  No hay duda que el paradigma ha cambiado es más, nosotros hemos cambiado. Y para ello necesitamos adaptar el entorno y dar solución a las nuevas necesidades del mercado a nivel europeo.

Con el boom de las startups, el creciente movimiento emprendedor, la inversión en innovación y la aplastante predominancia de la tecnología y la transformación digital del mercado, es difícil pensar que aún no se tiene en cuenta el nuevo escenario a la hora de legislar.

Una de las prioridades legislativas de la Comisión en este 2016 es conseguir un mercado digital único, el conocido como Digital Single Market, que permita competir al mismo nivel a todas las startups europeas sin necesidades de adaptar la empresa a cada país en el que está presente.

Por ello, la Asociación Española de Startups pide a las autoridades europeas que a la hora de redactar las nuevas regulaciones sobre plataformas, datos y economía colaborativa, lo haga teniendo en cuenta la nueva economía y no las presiones de empresas tradicionales.

La economía digital depende en gran parte de las plataformas, y su uso es clave para poder ser competitivos. Una nueva legislación debe ser capaz de abrir puertas y no de cerrarlas. 

"Necesitamos aclarar las reglas del juego y hacer que sean las mismas por toda europa, para que las startups puedan crecer sin tener que preocuparse de las mil y una normativas aplicables
según la región.”, declaran en una carta remitida a la Comisión Europea.

Si las regulaciones y normas continúan por el camino en el que están planteadas actualmente, habrá un peaje económico y laboral en toda  Europa. La aplicación de ciertas normas supondrán el cierre ,o la migración a países más aperturistas, de muchas de las startups que existen hoy en Europa.

Además podría hacer que la UE dejara de atraer a las grandes empresas tecnológicas, como Google, Facebook o Skype, con el consiguiente impacto económico y social.

La consulta  de la Comisión Europea (en la que ha participado la AES y que se cerró el pasado 6 de enero) ha preguntado a los distintos agentes económicos y sociales de la Unión sobre varios aspectos relacionados con plataformas online, la lucha contra los contenidos ilícitos online y responsabilidad de los intermediarios, los datos y la nube en los ecosistemas digitales y la economía colaborativa. Pero sólo el tiempo nos dirá si las nuevas normas son un impulso o el freno de las startups europeas.