¿Cómo configurar una 'tablet' para el uso infantil?

uso niños tablets

¿Los Reyes han regalado una tablet a tu hijo? Aprende a configurarla para evitar ataques cibernéticos. 

Después de la resaca de las navidades llega el momento de volver a la rutina. Es importante aprovechar este momento para establecer normas y retos para el próximo año. En este sentido, toma especial importancia hablar de niños y tecnología.

Según los últimos datos de ventas los dispositivos móviles, aparatos electrónicos de entretenimiento y juguetes conectados han sido los verdaderos protagonistas de la Navidad. Y es que no podemos negar el uso de ciertos dispositivos móviles a una generación que ha nacido entre ellos.

Si los Reyes Magos o Papá Noel han traído algún regalo tecnológico a los pequeños de la casa es importante dedicar un rato a configurar su privacidad y uso. Además, es recomendable mantener  una conversación con ellos explicando los riesgos y ventajas que ofrece la red,  para así explicarles cómo hacer un uso responsable de la tecnología e Internet. 

Recuerda que existen algunos dispositivos pensados para niños, que ya incluyen herramientas de control parental y una serie de aplicaciones apropiadas para menores.  Para aquellas que no incluyen estas aplicaciones el INCIBE (Instituto de Ciberseguirdidad) y Menores OSI nos da una lista de recomendaciones para configurar las tabletas para el uso infantil:

 

  1. Acceso al dispositivo: crear una cuenta diferenciada (nombre de usuario) para padres/madres, de modo que puedan controlar la instalación de aplicaciones, configurar el control parental, etc. y protegerla, como mínimo, con un patrón de desbloqueo, aunque es más recomendable un pin o contraseña.
  2. Tienda de aplicaciones: en sistemas Android, es necesaria una cuenta de correo para acceder a Google Play, la cual deberá estar configurada para su uso por parte del usuario “administrador”, limitando la descarga e instalación por parte de usuarios normales. En caso de no poner en marcha esta limitación, se recomienda no guardar datos de pago para evitar compras de aplicaciones “accidentales” por parte de los/as menores.
  3. Aplicaciones esenciales: instalar un antivirus (sí, también hay virus para móviles y tablets).
  4. Aplicaciones, las justas: es recomendable desinstalar las que vengan por defecto y no sean apropiadas para el niño/a por su edad, condiciones, etc. (por ejemplo, Redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram, o herramientas de mensajería como Whatsapp, Snapchat y otras). Además, se pueden instalar otras colecciones de aplicaciones apropiadas a su edad e intereses, tanto juegos como apps educativas.
  5. Actualizar: el sistema, las aplicaciones y el antivirus  de manera automática o, en su caso, en cuanto se nos notifique.
  6. Control parental: configurar el control parental para delimitar y configurar los aspectos más relevantes para cada menor, por ejemplo navegación por internet con filtrado de búsquedas (SafeSearch de Google, Búsqueda segura de Bing, etc.), navegación con listas blancas (sólo por las páginas web autorizadas por padres/madres, práctico con los/as más pequeños) o listas negras (webs y categorías vetadas) según la edad del menor, horario de uso, límite de tiempo, lista de contactos seguros(anotados por padres y madres), etc.
  7. Aplicaciones de “fuentes desconocidas”: no se debe permitir su instalación ya que, al no haber control sobre ellas, puede haber más aplicaciones dañinas o maliciosas que en las tiendas oficiales.
  8. No rootear (dotar de los máximos privilegios posibles a un smartphone o tablet: no se debe desproteger/rootear/hacer un jailbreak del dispositivo pues elimina controles y limitaciones internas, haciéndolo más vulnerable.

¿Incluirías alguna más?