¿Cuánto cuestan los trámites para montar una startup?

Si quieres montar una startup debes saber que España supera la media europea en costes y complejidad burocrática.

Aunque estamos de enhorabuena ‘en 2015 las startups españolas lograron alcanzar los 500 millones de euros en inversión, un 87% más que el año anterior’ la realidad no es tan bonita para los emprendedores españoles.

En nuestro país el proceso para montar una startup es más largo y costoso en comparación a nuestros vecinos europeos.

Situados en el puesto 33 en el ranking mundial (por detrás de países como Polonia o Mauritania) España cuenta con numerosas trabas burocráticas, según el estudio elaborado por el Banco Mundial. Países europeos como Noruega, Finlandia o Reino Unido son los que más facilitan la creación de nuevas empresas.

‘Abrir una empresa en España requiere el doble de trámites, así como tiempo empleado, que los países con altos ingresos de la OCDE. Sólo el papeleo puede suponer unos 4.000 € de inversión, sin sumar costes como el local, o la contratación de personal’

Una vez establecida la sociedad, las startups españolas pueden acceder a diferentes fuentes de financiación.

  • Venture Capital: es una rama del capital riesgo que se enfoca en etapas más tempranas de negocio como son las startups – la inyección de recursos internacionales en proyectos emprendedores españoles ascendió a 395 millones de euros.
  • Business Angels: inversores que aportan dinero, experiencia y  contactos con el objetivo de obtener una ganancia futura. Su capacidad financiera para llevar a cabo inversiones suele oscilar entre los 25.000 euros y los 250.000 euros.
  • Crowdfunding: se ha convertido en una opción muy atractiva para los emprendedores, permite elevar la inversión y el acceso al capital, a partir de un gran número de inversores, a través de Internet.
  • Créditos online o préstamos sin pasar por el banco: plataformas de crédito online ,como Spotcap, han simplificado enormemente el proceso para obtener una línea de crédito, mediante aplicaciones rápidas, préstamos casi instantáneos e intereses más bajos.

A pesar de las opciones si nos comparamos con Estados Unidos hay una gran diferencia. Al otro lado del charco, los procesos para acceder a la financiación cuentan con un sistema más directo y rápido.