E-MEHARI: la imaginación se sube al poder eléctrico

Eran realistas, pedían lo imposible. Año 1968, París ardía en una revolución estudiantil que reclamaba la “Imaginación al Poder”. Aquel año Citroën presentaba el Mehari: un coche de playa realizado sobre la plataforma del Citroën 2 CV sobre la que se había colocado una carrocería de plástico termoformado, una idea del Conde Roland Paulze d’Ivoy de la Poype  que terminaría por integrar la propia marca de los chevrones.

Han pasado 48 años. El proceso del sucesor de aquel automóvil, hoy un icono de los clásicos populares, es parecido. Hablamos del E-MEHARI, cien por cien eléctrico, que Citroën pone sobre el asfalto en colaboración con el  Grupo Bolloré.

Nos encontramos muchos puntos en común: está realizado con una carrocería termoformada: un material plástico que no sufre la corrosión, no necesita mantenimiento de pintura y que resiste a los pequeños golpes gracias a su elasticidad. Es fácil de usar: se lava entero, por dentro y por fuera, con una manguera. Es descapotable con una capota móvil que cuenta con un cierre mediante un sistema de cierre lateral escamoteable, con anchas ventanas transparentes. Según las necesidades, se puede decidir descapotar la parte delantera, la trasera, el lateral o todo el conjunto. El motivo de las puertas, con sus ranuras, es un guiño de los diseñadores al Méhari original y a las ondulaciones de su carrocería. De la misma forma, sus colores exteriores son un eco de los presentados en el lanzamiento del Méhari.
Bien, casi parece que hablamos del Mehari de 1968 pero el de 2016 también es muy diferente y hoy la imaginación se sube al poder eléctrico.

El E-MEHARI también destaca por su tecnología. 100% eléctrico, ofrece una tecnología de batería fruto de la experiencia del Grupo Bolloré: las baterías LMP(Lithium Métal Polymère) permiten una gran autonomía y ofrecen prestaciones, fiabilidad y seguridad.
Estas baterías  distinguen por su elevada densidad energética y su seguridad de utilización. Son secas (es decir “todo sólido”), lo que les confiere numerosas ventajas, entre las que destaca una insensibilidad a las variaciones climáticas. Permiten rodar a una velocidad punta de 110 km/h y ofrecer una autonomía de 200 kilómetros en ciclo urbano y 100 en extraurbano (datos oficiales que habrá que verificar en una prueba).
Las baterías, se recargan completamente en 8 horas con una toma de 16A en las instalaciones que lo permiten (enchufes domésticos o enchufes públicos de tipo Autolib) o en 13 horas en las tomas domésticas con 10A de intensidad.
El E-MEHARI se produce en la fábrica de PSA Peugeot Citroën de Rennes y  la marca no ha dado fecha para su comercialización en España aunque, en función de la demanda en Francia, podría ser a partir del mes de Junio.

Sobre el autor