Así serán los próximos Mégane y Scénic híbridos de Renault

Renault ya había avanzado que el nuevo Mégane recibiría un sistema de hibridación «light»  en 2017, que utiliza una batería montada en Valladolid.

Con motivo de la presentación del nuevo Scénic, cuarta generación del monovolumen compacto de Renault, la marca ha señalado que «de aquí a finales de 2016, el nuevo Scénic propondrá una oferta diésel-eléctrica, llamada Hybrid Assist, en el motor diésel Energy dCi 110».

Este propulsor promete unas emisiones  por debajo de los 90 g/km.

El sistema utiliza un motor que combina las funciones de alternador y arranque unido al cuatro cilindros diésel mediante una correa para asistirle en todas las fases de circulación a baja velocidad así como en las maniobras de aparcamiento.De peso y tamaño reducido  este sistema añade par eléctrico para evitar que el motor diésel tenga que subir hasta regímenes de giro  donde el consumo es elevado.

Este alternador reversible, ya utilizado por el BMW i8 suministra una decena de caballos y hasta 200 Nm de par a bajó régimen.  Un pequeño empujón que beneficia igualmente al placer de conducción.

En Renault este sistema de hibridación está alimentado por un pequeño acumulador, muy compacto, de 48 voltios y de una capacidad inferior a 0,2 kWh, instalado tras los asientos traseros.
Y también con una batería de 12 voltios, para componentes auxiliares, que se recargará gracias a un transformador de continua y alterna que interactúa entre los circuitos de 48 y 12 voltios.

Sobre el autor