Los premios e-volución inciden en la transformación digital

En el año 2009, El Norte de Castilla premiaba, por primera vez y en un abarrotado recibidor del Auditorio Miguel Delibes, las mejores ‘webs’ de Castilla y León en diferentes disciplinas. Desde aquel mes de abril de hace siete años, la economía digital y el comercio electrónico han cambiado y, con ellos, los galardones. De todas las categorías con las que contaban en su primera edición, la de la mejor página institucional es la única que se ha mantenido desde entonces, hasta la actual convocatoria. A lo largo de las diferentes ediciones, el Ayuntamiento y la Diputación de Valladolid, la Seminci, la UCAV o Turismo de Castilla y León han sido algunos de los ganadores en esta modalidad.

Los premios siempre han tenido afán de innovar, de reconocer lo nuevo, de adaptarse a los tiempos y al progreso en la economía digital. Por eso su renovación ha sido constante. En 2012, por ejemplo, los galardones premiaban las mejores webs para ordenadores de sobremesa. Con la irrupción de los dipositivos móviles, las categorías variaron y comenzaron a recibir galardones las aplicaciones. ‘¿Qué cocino hoy?’ se hacía con el galardón a la mejor ‘app’ el primer año. Cita previa del Sacyl, Aena Aeropuertos, o Ebikemotion, el año pasado, son otros ganadores en una categoría en permanente evolución.

Novedades

A partir de 2015 los premios quisieron reflejar la importancia que estaba adquiriendo el ‘e-commerce’ y, una vez más, se incluyeron nuevas categorías relacionadas, como la mejor comunicación viral, la mejor difusión de vídeo ‘on-line’ y la mejor iniciativa de comercio electrónico. Esa no fue la única novedad, el año pasado los premios se abrieron a toda España, no solo a Castilla y León, y las candidaturas llovieron desde todos los puntos de la geografía nacional, una tendencia que se ha acentuado este año.

En 2016, los premios se dividen en dos bloques que priman la comunicación y la transformación digital. En el primer apartado, se premia la 'mejor Iniciativa de negocio digital' y la 'mejor propuesta basada en la sociedad colaborativa'. En el segundo, la mejor comunicación omnicanal, la mejor solución para dispositivos móviles y mejor sitio web. Por supuesto, se mantienen las categorías especiales de premio del público y de mejor trayectoria personal en las nuevas tecnologías.

La categoría más popular de los premios ha sido, desde sus inicios, heterogénea. Webs o aplicaciones relacionadas con el medio ambiente, los deportes, ONG, transportes... han resultado las más votadas por los usuarios en el ‘sitio’ de los premios. Esta categoría normalmente ha querido destacar iniciativas galardonadas en otro campo pero que, por su utilidad o importancia social, han visto recompensado su esfuerzo doblemente. Ese fue el caso de bosquevivo, en 2010; reservadeportes, en 2011; la ‘app’ de la cita previa de Sacyl, en 2013, y el año pasado, otra aplicación, Ebikemotion. Las excepciones se dieron en 2012, cuando el Ayuntamiento de Guardo se alzó ganador de la audiencia. Lo mismo que Aspaym Castilla y León, un par de años más tarde. Ellos han sido los únicos que han convertido en los mejores para la audiencia y han merecido la mención especial.

En cuanto a las trayectorias personales, los premios han reconocido algunas carreras profesionales de castellanos y leoneses que han alcanzado el éxito en el campo de las nuevas tecnologías fuera y dentro de su comunidad. Rafael Casado, exdirector de Terra y Tooio MObile (Valladolid);  Antonio Mateos (Salamanca), presidente nacional de Fenitel; Antonio Ferreras (Segovia), director de los Centros de Telefónica I+D; Tomás Castro (León), director general de Proconsi; José Antonio de Paz (Astorga), expresidente de HP Iberia; Fernando Molpeceres (Peñafiel), exdirector de Telefónica I+D, y, este año, Bernardo Hernández (Salamanca), exdirector mundial de productos de consumo de Google.

Un jurado experto

A lo largo de estos premios los galardonados han sido elegidos por un jurado especializado en nuevas tecnologías, personalidades que han desarrollado su carrera en este campo. Algunos de los premiados por su trayectoria forman parte de él. Este mismo año, sin ir más lejos, Antonio Mateos y Antonio Ferreras, ambos reconocidos por su trayectoria personal, son dos de los responsables de la elección.

El jurado ha crecido en número con el devenir de los años. En la primera edición, en 2009, lo conformaban seis personas: Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Inernautas; José Luis Hernández Sánchez, de Caja de Burgos; Francisco Manuel Fernández, director de proyectos en una consultora; Evaristo J. Abril , exrector de la Universidad de Valladolid; Suso Pedreira, gerente TIC internacional del Grupo Editorial SM, y Javier Escribano, actual director de Innovación, Operaciones y desarrollo de Negocio Digital de El Norte de Castilla.

El año siguiente, entraron en el jurado Manuel A. Fernández, director de Operaciones de EAM Sistemas Informáticos; Antonio Mateos e Inés Mª Leopoldo. En 2014 los miembros del jurado pasaron de los seis habituales a ocho.

En 2015 se dio un gran salto hasta llegar a los 11 miembros, entre los que se encontraban el ingeniero de telecomunicaciones Francisco J. García Paramio; la directora de Telecomunicaciones de la Junta, Susana García Dacal; el director general del Instituto de la Economía Digital y presidente del Club de Dirigentes de Comercio Electrónico, Enrique Benayas; el director regional de Onda Cero y Antena 3 Televisión en Castilla y León, Ignacio Fernández Sobrino, y el consejero delegado de Códice Software, Pablo Santos Luaces, entre otros.

Pero nunca ha existido un jurado tan completo como el de 2016. Con 12 miembros, muchos de ellos cuentan con una amplia experiencia en los premios e-volución. Otros desembarcan este año: Jacinto Canales, vicedecano del Colegio Profesional de Ingenieros en Informática de Castilla y León; María Victoria Seco Fernández, directora general de Telecomunicaciones de la Junta de Castilla y León; Jose Luis Ferrero, vicepresidente del Club de Dirigentes del Comercio Electrónico, y Andrés Macario Gañán, fundador y CEO de Vacolba son los ‘novatos’.

Los premios e-volución nacieron con el espíritu de reconocer y dar visibilidad a aquellas iniciativas que parecían no existir. El tejido del comercio electrónico en Castilla y León se encontraba a oscuras. Ahora, los focos lo apuntan.

Los Premios e-volución son una iniciativa de El Norte de Castilla patrocinada por la Junta de Castilla y León y Laboral Kutxa, con la ­colaboración de Iberdrola y Grupo Norte, y cuenta con Altia y el Colegio Profesional de Ingenieros en Informática de Castilla y León como partners.

 

Sobre el autor