Al volante del híbrido ligero de Suzuki

A diferencia de un híbrido convencional, los híbridos ligeros tienen un funcionamiento más simple. Se trata de que el motor térmico  que en condiciones normales ha de subir de vueltas (y por tanto consumir más) para disponer de más par y potencia y así mover el coche a baja velocidad  (incluso en maniobras) se vea asistido en estas circunstancias por una ayuda eléctrica. De esta forma no tendría que subir de vueltas.

El nuevo Suzuki Baleno cuenta con un motor 1.2 Dualjet atmosférico de cuatro cilindros con 90 CV de potencia, que está disponible con la  opción SHVS de micro-hibridación por  ISG o Integrated Starter Generator. Lleva una maquina o motor, que combina las funciones de alternador y arranque,  para apoyar el motor térmico en bajas revoluciones  evitando que tenga que subir en exceso de vueltas y por ende ahorrando combustible en estas situaciones.

La electricidad la produce gracias  a la energía liberada durante las retenciones del motor al soltar el pedal del acelerador y durante la frenada. Situada debajo de los asientos delanteros, una pequeña batería de ion litio (capacidad de 3 kWh) se encarga de acumular esta energía que luego ha de mover el arranque-alternador cuando se precisa su ayuda para mover el motor térmico.
Y por supuesto, como es de esperar, el motor tiene una función Idle-Stop. El sistema de ignición ISG permite que el motor arranque de nuevo de una forma suave y silenciosa.

El sistema SHVS del nuevo Baleno ha ayudado a que Suzuki consiga unos niveles de emisiones de CO2 de tan solo 94g/km y un consumo combinado de combustible de 4 litros a los 100km añadiendo, tan solo, 13.2kg de peso.