Consejos para padres ante la fiebre de los caza-Pokémons

Consejos para padres ante la fiebre de los caza-Pokémons

Pokémon GO está arrasando. Este juego, que combina de forma muy acertada el mundo virtual y el real, consiste en cazar dragones que aparecen alrededor del jugador cuando activa el juego. Esto implica que puede cazar dragones en el salón de casa, en el trabajo o colegio, andando por la calle... La fiebre es tal que ya los ayuntamientos y los cuerpos de seguridad están recomendando unos consejos para salvaguardar la seguridad de los jugadores, que no dudan en subirse a la azotea de un hotel, andar por una autopista o meterse en casas ajenas para lograr más puntos.

Los niños también se han lanzado a la caza de Pokémons y no dudan en rogar a sus padres salir de casa para cazar estos divertidos dragones. Por un lado, este juego tiene su lado positivo ya que evita el sendentarismo y permite a los más jóvenes descubrir - con una motivación muy especial - iglesias, monumentos u otros lugares de interés pero, como todo juego digital, entraña unos riesgos que no siempre los padres son capaces de conocer. Unos sencillos consejos permitirán que el menor disfrute de este juego tan divertido sin que ponga en peligro su seguridad, privacidad o la cuenta bancaria de sus padres.

 

Comportamientos a evitar en Pokémon GO

La privacidad es un aspecto siempre sensible en el mundo online. El juego funciona gracias al GPS del móvil por lo que su geolocalización es relativamente sencilla. Un usuario puede desvelar fácilmente la zona donde vive solo consultando sus 'gimnasios', áreas específicas donde entrenar a los dragones, más frecuentes. Se entiende que estos gimnasios estarán más próximos a su vivienda.

Hay que estar atentos al mundo real. Por muy divertido que sea el juego, no se pueden saltar las normas básicas del mundo real. Nada de cruzar carreteras fuera del debido paso de cebrar, entrar en propieda privada, subirse a edificios, entrar en espacios de área prohibida, etc. El sentido común es básico para jugar y divertirse y no meterse en líos o, lo que es peor, sufrir un accidente. Es recomendable también limitar el tiempo de uso del juego, para evitar adiciones u obsesiones que lleven al niño a descuidar el resto de sus actividades.

Por últimos, Pokémon GO permite las compras de objetos que ayudan en el juego. Aunque se realizan con pokémonedas, éstas se traducen en euros que van a parar a nuestra factura. Es mejor limitar o desactivar esta opción.

 

Cómo divertirse con Pokémon GO sin riesgos

Ante todo, protejamos la privacidad del menor con un nick que no le identifique demasiado. Nada de nombres personales ni sitios conocidos (el nombre del barrio o la calle, por ejemplo). Mejor escoger números o letras que no tengan sentido. Para salvaguardar la seguridad física del menor, es mejor acompañarle en sus paseos pero hay que recordarle que está en el mundo real y hay coches, bicicletas, semáforos, etc. Lo primero es mirar por dónde vamos y luego jugar. Y, por supuesto, si el dragón está en un sitio donde no podemos pasar (una propiedad privada, un túnel, etc) no debemos pasar. Es mejor ir a buscar otros pokémons en otros sitios.

También es recomendable restringir el tiempo del juego negociando con el niño. Es importante que el niño no se obsesione con el juego, ya que puede derivar en peleas o comportamientos poco adecuados solo por ganar. No todo vale también el Pokémon GO. Es muy oportuno asimismo configurar el programa para que no haga compras automáticas. Evita que el móvil guarde contraseñas ni números de tarjeta.

Y, por último, Niantic ha anunciado novedades en el juego. No sabemos qué están desarrollando pero hay que estar atento tanto siguiendo noticias sobre Pokémon GO como consultando las alertas del móvil.

 

Sobre el autor