Digitalización y calidad de vida

Aparquemos esta vez los negocios, las empresas y la economía digital. La innovación tecnológica y su aplicación en el ámbito vital de las personas está transformando la calidad de vida y mejorando su nivel de forma impactante día tras día. Hoy por hoy no se concibe un sistema de prevención de la salud (individual o colectiva) sin el tratamiento de datos. La innovación tecnológica en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades avanza con los tiempos a velocidad vertiginosa: utilidades para el tratamiento de imagen, técnicas invasivas utilizando una amplia gama de sensores, video generadores y microrobots que intervienen evitando traumas. El conocimiento y la experiencia médica se comparten en tiempo real en intervenciones quirúrgicas tele soportadas. La monitorización de pacientes o personas en riesgo (ancianos, niños) permite acortar los tiempos de intervención.

Un gran número de problemas crónicos, como pueden ser la sordera o la diabetes, se acomodan a la vida de las personas mediante el uso de nuevos dispositivos digitales cuya labor normaliza en gran medida la actividad diaria de los afectados. La electrónica y la robótica avanzan también para ayudar a las personas con grandes problemas de movilidad.

Incluso los dispositivos de tratamiento de la información y de las comunicaciones (ordenadores, smartphones, tablets) ofrecen en gran medida prestaciones que permiten ser utilizados y accesibles por personas con discapacidades graves.

Yendo más allá, comenzamos a disponer de aplicaciones específicas para el apoyo a las personas con minusvalías de índole diversa: información sobre barreras arquitectónicas, guiado automático, digitalización de accesos y muchas otras.

Haciendo un compendio de los ámbitos vitales en los que la digitalización está aportando su gran grano de arena tendremos que citar la salud, la enfermedad, la rutina diaria, el ocio, la comunicación familiar, la relación social, el trabajo y el descanso. Quien llega hoy al mundo, nuestros niños, viven desde sus nueve meses de gestación rodeados de las bondades de la innovación digital. Sí, y también de las maldades que se generan por la inadecuada utilización de la tecnología.

Los gobiernos, las tribunas tecnológicas, los fabricantes, los expertos, los usuarios y toda la sociedad en general, han de comprometerse profundamente en el continuo desarrollo de mejoras basadas en la tecnología y la digitalización aplicables a la consecución de una vida mejor y un mundo mejor para todos. Aunque es un deseo complejo, seguro que lo conseguimos.

Sobre el autor

Digitalización y calidad de vida

Error

El sitio web encontró un error inesperado. Vuelva a intentarlo más tarde.