“Sueño con viajar subida a un escenario”

Paula Rodríguez Merino

Paula Rodríguez Merino es una joven apasionada por la literatura, la ciencia, la vida... Descubre a esta joven promesa de la oratoria.

Con tan solo 15 años, Paula Rodríguez Merino, ‘Bomsi bom’ en Youtube, ganó un monólogo científico en el concurso ‘Locos por la Ciencia’, patrocinado por la Fundación Telefónica. Ahora, con 17 años, esta vallisoletana, amante de las cámaras, acumula ya un currículum donde no faltan premios literarios, participación en debates económicos, charlas en eventos tan importantes como el ‘TEDxValladolid’ y viajes por distintos rincones del mundo, su otra gran pasión.

Aunque es muy joven, parece que el concurso ‘Locos por la Ciencia’ le ha cambiado su vida...

Sí, es cierto. La verdad es que mi participación fue muy curiosa. Descubrí por casualidad el concurso y me interesó al ser monólogos científicos. Decidí probar y me seleccionaron para las semifinales, que se celebraron en Vega de Prado. Llegué a la final con otras cinco personas más y con un vídeo casero gané el premio a la mejor puesta en escena. Mi tema fue el ‘Big Ban’. Nos invitaron aconocer el CERN (la Organización Europea para la Investigación Nuclear) en Suiza.

Con otro monólogo sorprendió a más de 400 personas en el TEDxValladolid...

Sí. El director de Cristo Rey me había visto actuar y se puso en contacto conmigo para proponerme para una charla ‘TEDxValladolid’. Tuve un entrevista con su coordinadora, Belén Viloria, y hablé en el LAVA de las mujeres en la Ciencia y ante 400 personas, más las que nos seguían en ‘streaming’.

Ha ganado premios literarios, pero también habla de temas científicos, ¿por qué se decanta, literatura o ciencia?

¿Y por qué tengo que elegir? Me gustan las dos cosas. Me encanta escribir y actuar, pero también sé muchas curiosidades científicas. También es cierto que la ciencia me gusta pero no como para estudiarla, sino como algo curioso. Tengo curiosidad por aprender, y si es subida a un escenario, mejor.

¿O ante una cámara?

Sí, me apasiona hacer el tonto delante de una cámara, me sirve de desahogo; en ese momento, no tengo preocupaciones.

Por eso tiene su canal de Youtube; por cierto, ¿cómo es su saludo?

‘Hey, hello, mis pequeños bonsais’ (risas). Como soy pequeña de estatura, me llaman bonsai, y como no me pude poner este nombre en Youtube, opté por llamarme Bomsi bom. Visualizo a bastantes ‘youtubers’, pero no para copiarles, porque la gente te mata si les copias. No obstante me sirve para aprender sobre cómo utilizan la cámara, qué luces emplean, qué temas tocan, cómo lo hacen, su expresión corporal...Y luego yo le doy mi toque personal. Por desgracia,  mis materiales no son profesionales... Con el tiempo, me los compraré, espero. ¡Ahh, y también tengo un blog de mis viajes!

¿Tiene temas tabú?

Toco de todo menos política y tauromaquia. No quiero meterme en esos berenjenales, me sale la vena y no puedo...

¿Algún asunto preferido?

Hablo mucho del ‘bullying’ porque yo lo sufrí en la escuela. Me gusta hablar y explicar  cómo superarlo... También de libros que leo. Mi pretensión siempre es ofrecer consejos y entretener. Todo hay que hacerlo con humor.

La gente ¿se sorprende cuando descubren que tiene un problema de audición?

Sí, a veces ni siquiera lo notan, pero en alguna ocasión el audífono hace un ruidito y entonces es cuando me preguntan si soy sorda y me dicen: ‘No se te nota nada’. ‘Claro’, respondo yo ‘no tenéis porque notarlo’. Soy una persona normal. No quiero que me vean con otros ojos.

Y en la redes sociales también se mueve como pez en el agua...

Sí, ya tengo unos 11.600 seguidores en Twitter y cerca de 6.000 en Instagram. Esto crece a un ritmo lento, pero me muevo a nivel de famosos; yo busco, me fijo y les invito, y ahora me siguen un montón.

Su futuro pasa por estudiar una carrera que le permita viajar...

Exacto. Mi sueño es subirme a un escenario, por todo el mundo, haciendo reír a la gente, porque me encanta conectar con el público. También vivir en la costa, sola, o mejor, con un compañero de piso, que eso siempre mola.

Sobre el autor