Un mercado vivo y responsable

Un mercado vivo y responsable

En Follow The Folk, cada vez que alguien realiza una compra va a saber a quién le compró el artículo y dónde y cómo se realizó

Follow The Folk es algo más que una plataforma ‘online’ de artículos artesanales. Esta firma creada por la vallisoletana Raquel Núñez, a la que rápidamente se uniría su amiga Aurora Arroyo, nace, en primer lugar, por el entusiasmo de dos jóvenes a las que les hace felices invertir su tiempo en algo útil y positivo para la sociedad y, en segundo lugar, por conseguir «que tanto creadores como clientes se involucren en todo el proceso porque creemos que es algo muy enriquecedor para todas las partes. Es un mercado vivo y responsable que conecta a personas alrededor del mundo a través del comercio justo de artículos artesanales, promoviendo la diversidad y la empatía social», comenta Raquel Núñez.

Cada vez que se realiza una compra en esta plataforma, el cliente va a saber a quién, dónde y cómo se realizó el producto, y estará apoyando a una determinada causa. «Tan protagonistas son los creadores como los clientes. El objetivo que buscamos es que surja una relación cercana, positiva y transparente. En la tienda, cada artículo tiene una historia que contar, la de los creadores, y una por descubrir, la de los compradores. Lo que venimos a denominar como ‘Mercado Vivo’», apunta Raquel. Con cada compra, se consigue un impacto positivo, enriqueciendo la vida de los artesanos. «Apoyamos causas como ‘women empowerment’, desarrollo sostenible de comunidades de países en vías de desarrollo, apoyo a pequeños artesanos y productores, escolarización de niños, integración de personas con discapacidad...».

En Follow The Flok, el cliente apoya una causa solidaria en cada compra que hace

El nacimiento de esta empresa surgió del entusiasmo de dos jóvenes vallisoletanas licenciadas en Publicidad. Raquel, después de estar dos años viviendo en México y colaborando con una red de mujeres artesanas, se dio cuenta de la importancia del folclore como expresión cultural de un pueblo. Para poner su granito de arena, e impedir que desaparecieran las señas de indentidad de los pueblos, creó un blog antes de dar vida a Follow The Folk.

Esta idea rápidamente atrajo a su amiga Aurora Arroyo, que no dudó en unirse a esta aventura con su amiga. «Llevo casi diez años trabajando en agencias de publicidad de Madrid y Barcelona, y Follow The Folk me parece unos de los proyectos más bonitos y enriquecedores con los que me he encontrado. En un mundo tan globalizado, es fantástico poder involucrarse con iniciativas que apuestan por la diversidad cultural y que contribuyen a la recuperación del folklore», recuerda Raquel.

Empresas sociales

En 2014, la firma echó a andar con tan solo un partner, la Red Niu Matat Napawika, la ONG mexicana con la que Raquel había colaborado durante meses. Ahora, cuentan con nueve partners diferentes, procedentes de siete países, con los que pretenden crear relaciones beneficiosas a largo plazo. Son empresas sociales, ONGs y cooperativas de artesanos que luchan por el desarrollo sostenible y la integración de las personas de las comunidades en las que trabajan. «Nos esforzamos por encontrar nuevos mercados para las creaciones de nuestros partners, ofreciéndoles nuevas oportunidades de negocio».

La ilusión de ambas es que su idea siga creciendo, «creando colecciones propias y diversificando la oferta y tipología de productos. Por otra lado, estamos trabajando en una vertiente de la iniciativa: Un ‘marketplace’ donde las cooperativas de artesanos y ONGs puedan vender directamente sus productos».

En Follow The Folk, los clientes pueden adquirir artículos de moda, ropa, accesorios y decoración. Todos relacionados con el folclore de diferentes países del mundo y hechos de forma artesanal, promoviendo la diversidad y la empatía social. Productos hechos a mano, de gran calidad, con mucha personalidad y, además, únicos. Al ser artesanales, cada pieza es diferente. «Los artículos que componen las colecciones los seleccionamos con mucho cariño pensando, tanto en su utilidad al trasladarlos al ‘estilo de vida moderno’, como en que nos ayuden a colorear nuestro mundo. Queremos acercar los colores y matices de las diferentes culturas a aquellas personas que, como nosotras, creen en la importancia de la autenticidad de las cosas».

Actualmente, esta plataforma ‘online’ cuenta con más de 4.400 seguidores en Facebook, con más de 1.100 en Instagram y 400 en Pinterest.

Sobre el autor