10 motivos para no hacer sexting

10 motivos para no hacer sexting

Realizar algo transgresor. La locura de un minuto. Siempre es divertido saltarse las normas, aunque sea solo durante un momento. Es pellizcar esa libertad absoluta o, mejor dicho, ese espejismo de libertad, que no es real, sino un juego del que se puede acabar con una sonrisa o con un terrible dolor de cabeza.

Así se siente uno con el sexting. Un pequeño vídeo o imagen erótica, enviada a un contacto seguro, y ya está. Es una broma, está claro, un guiño al receptor. Pero en Internet nada es anónimo y, desde luego, para el usuario particular, la Red nunca es privada. Nunca.

De hecho el sexting se considera una actividad de riesgo en la Red, similar a dar tus datos personales o el número de tu tarjeta bancaria a un receptor no seguro. Si bien la libertad sexual es inviolable, el mundo digital no garantiza la seguridad, privacidad e integridad del sinfin de agentes que participan en el sexting.

Antes de atajar las consecuencias, siempre es mejor no dar ese paso. No grabarse ni fotografiarse en situación compremetida ni enviar ese material por Internet. El sexting supone perder tu intimidad. ¿Estás seguro de a quién le envias ese material? ¿Es necesario? ¿Por qué te pide sexting? ¿Lo pedirías tú?

Antes de actuar y apretar el botón de 'enviar', reflexiona sobre estas 10 razones para no hacer sexting

1. Es mi foto
Envias ese material a otra persona, por lo que pierdes el control de esa foto o vídeo. Esa foto o vídeo dejan de ser tuyos.

2. Es mi novio/a 
Las personas, las relaciones... Cambian.

3. Está en móvil
No existe la protección 100% del contenido digital. Ni siquiera si lo guardas en tu móvil. Cualquier dispositivo se puede perder, desbloquear remotamente, etc

4. Solo se lo envío a una persona
En el momento en que se distribuye digitalmente un contenido, éste es incontrolable.

5. No sale mi cara
Aunque no grabes tu cara, una imagen aporta mucha información. No creas que nadie puede identificarte.

6. No hago mal a nadie
Hay leyes que penalizan las acciones ligadas con el sexting y las castigan. No eres impune. Si eres menor de edad, estamos en el terreno de la pornografía infantil.

7. Así conozco gente
Pueden chantajearte o acosarte con el sexting

8. No soy yo
No tienes derechos a guardar, publicar o distribuir una imagen erótico de otra persona.

9. Es divertido
Reírse de una foto erótica de otra persona no es un comportamiento muy edificante. Respeta la intimidad ajena. Borra la imagen que te llegó y no la distribuyas.

10. No sabé qué hacer
Si no estas seguro, no lo hagas. Decir que no te hace más fuerte.

 

El sexting supone que una imagen o vídeo tuyo, comprometedor y que no refleja como eres realmente, está circulando por Internet. El chantaje, el acoso, la extorsión y la pornografía infantil están servidos. Pensar unos segundos antes de realizar esta acción es fundamental. No hay que dejarse engañar y cuidar la imagen digital que tiene uno en la Red.

La era digital te ofrece un inumerable conjunto de posibilidades ¿Realmente quieres dedicar tu tiempo al sexting?

 

Sobre el autor