Guía para un futuro 'Influencer'

Probablemente no esté muy lejos el día en el que los hijos, parafraseando a Concha Velasco, digan a sus madres: «mamá, quiero ser influencer». Y la madre, después del shock inicial, conteste: «y eso, ¿dónde se estudia?».

Así que he decidido adelantarme a ese futuro próximo y echar una mano a todos esos pro-genitores escribiendo «La Guía de 5 puntos para que tu hijo llegue a ser un verdadero influencer».

Lo primero que tengo que aclarar, es que vuestros hijos lo que quieren conseguir es:

Influir en las actitudes, creencias, opiniones, motivaciones y comportamientos de los demás. Que sí, que suena muy cool porque ahora se utilizan las redes sociales, pero a esto siempre se le ha llamado: persuadir.

Y ahora, vamos con la guía:

  • 1. Tu hijo tendrá que parecerse lo más posible al tipo de persona que quiere persuadir. Si, por ejemplo, quiere persuadir a raperos tendrá que hablar como ellos, vestir como ellos y por supuesto… rapear.
  • 2. Tendrá que ser un gran experto en la materia, así que va a tener que estudiar mucho (que no piense que se va a rascar la barriga todo el día). Por ejemplo, si el tema sobre el que quiere crear opinión es sobre la poesía alemana del siglo XVI, tendrá que estudiar todas las obras de Samuel Rodigast, Georg Wickman, Conrad Celtis, etc.
  • 3. Cuando quiera convencer, tendrá que utilizar ejemplos y no datos estadísticos. Siempre será mejor argumento contar lo bien que le funciona a él su smartphone, que apelar al porcentaje de satisfacción de los usuarios.
  • 4. Será fundamental que aprenda a utilizar argumentos bilaterales. Éstos son los que plantean puntos positivos y negativos de un mismo asunto, de esta manera aumentará su credibilidad. Por ejemplo, todos sabemos que la novela gráfica Watchmen es una obra maestra, pero tendrá que sacarle algún aspecto negativo si quiere inducir a su lectura a quien no la haya leído.
  • 5. Por último, su éxito radicará sobre todo en el número de personas que pueda demostrar que le siguen en las redes sociales, que dejan comentarios en su blog, que retuitean sus tuits, que son amigos en Facebook, que son contactos en LinkedIn… Cuantos más y más influencers tenga entre sus contactos, mucho mejor. Porque si todo el mundo dice que es un traje precioso, yo también (aunque el emperador vaya en pelotas).

Espero que esta guía te ayude a conseguir que tus hijos sean unos auténticos influencers. O si no quieres ese futuro para tus hijos, puedes utilizar las mismas estrategias para persuadirles de que no lo sean.
 

Sobre el autor