'El BIM es un cambio y un movimiento, hay que definirlo cada día’

El camino hacia la incorporación del BIM en todos los procesos de la construcción es una realidad pero su penetración es lenta e influyen muchos factores, ¿cómo se está produciendo en las diferentes regiones europeas?

La segunda jornada de Bimtencia, foro internacional de la construcción inteligente, ha centrado la mañana en exponer las diferentes experiencias del BIM en regiones como UK, Alemania, Cataluña, Noruega o País Vasco.

Si entendemos Europa como una entidad debemos avanzar en el desarrollo de cada una de las regiones, dado que como hemos podido ver existen muy diferentes grados de desarrollo y penetración según el país.

A la cabeza y como referencia de cómo aplicar el BIM  a este sector está Reino Unido, donde la estrategia en gran parte nace desde el Gobierno. Y es sin duda, una necesidad que todos los ponentes han compartido ‘es fundamental el apoyo de las instituciones públicas para impulsar la metodología BIM’ desde el punto normativo, en la creación de estándares, a nivel formativo, hasta en la implantación real en proyectos.

Según ha explicado Stefan Mourde, el gobierno británico tiene la necesidad de construir rápido, de forma más económica, cuidando del medio ambiente, mejorando el conocimiento y conseguir exportarlo.
Había otros objetivos claves, como reducir presupuesto de construcción en  20%, por lo que se empieza a  aplicar la metodología BIM a todos los actores que participan en el proceso. En este sentido el ponente ha explicado los cuatro niveles que hoy se han planteado en la forma de trabajar en la construcción

  • Nivel 0: dibujos y planos físicos y  digitales pero sin coordinar entre agentes
  • Nivel 1: ya se comienza a introducir el 2D y  3D, aunque la colaboración y la coordinación siguen sin aparecer
  • Nivel 2: Comienza a aplicarse el BIM  con modelo colaborativo
  • Nivel 3: que es donde se quiere llegar con modelos de trabajo en la nube, y metodologías colaborativas que permitan disponer de toda la información en cualquier fase del proyecto. 

Según Mourde el método BIM comienza por empleados, preguntado qué información necesitan, cuándo y para qué. De esta forma podremos crear un plan para el cliente. Una vez que tengamos el plan de acción, de definición y una vez entregado se hará una evaluación de los resultados para obtener datos que permitan aprender de este proyecto, y aplicarlos a futuros retos.

Esto exige nuevos modelos negocio, la transformación digital es parte imprescindible de este cambio. La  construcción Smart no puede  entenderse sin nuevas tecnologías, pero tampoco ocurrirá si no hay un cambio de cultura.

Por su parte Thomas Kimayr, el representante alemán en este foro, quiso hablar de cómo aplican el método BIM a mejorar la productividad. Según el jefe de eficiencia energética:

‘El BIM es un cambio y un  movimiento, por ello hay que definirlo cada día, hay que encontrar más soluciones para la industria’.

Es difícil ser productivos sino aplicamos el BIM a todos los niveles y con todos los integrantes del proyecto.  Para los alemanes es cada vez más útil poder utilizar la realidad virtual dado que todos los participantes ven más allá de un plano, ven lo que necesitan para entender su trabajo o los resultados esperados. Sin embargo algo tan simple, necesita cambios y  no lo a nivel de tecnología. 

El reto es para el sector germano, digitalizar el BIM y afrontar el cambio.  Para ello hay que localizar las diferencias con el modelo pasado, analizar qué cambios se necesitan y las oportunidades y dificultades que tenemos.  ‘Si definimos los tipos de datos que necesitamos durante el proceso, encontramos las causas del problema y localizamos la necesidad  podremos hacer más énfasis sobre ello’. En realidad es un cambio de proceso para hacer mismo trabajo.

La evolución debe ser rápida, hay que modelar edificios vivos, que se puedan monitorizar, es la manera de poder ir haciendo cambios cuando surge la necesidad. Pero ‘aún el modelo no es lo suficientemente accesible para conectar todos los datos que necesitamos’, concluye.

El futuro del BIM en España 

Si hablamos del panorama nacional, Jorge Torico, Ferrán Bermejo y Txema Ipiña han expuesto algunos proyectos en los que ya se están trabajo. Parece que España pisa despacio sobre el terreno de BIM pero que los cimientos que se están poniendo son fuertes y quieren ser el comienzo de una gran producción para impulsar el sector de la construcción.

Torico , Director de la Comisión BIM España, ha enfocado el BIM  no como un fin sino como un medio para reducir riesgos. ‘ Hay que generar modelos de información pensando en el ciclo de vida de un proyecto’.  Uno de los pasos más importantes es ‘incluir el uso del BIM en las licitaciones públicas, se necesita unificar usos y difundir conocimiento’.  El cambio de cultura (progresivo), tiene que venir también desde arriba para que el sector cambie.

Si hablamos de una hoja de ruta necesitamos establecer fechas, niveles de madurez (con sus objetivos) y las necesidades que implican (soportes digitales, contenidos, entornos colaborativos e interoperabilidad). Se trata de establecer requisitos como:

  • Para qué utilizar BIM
  • Qué se pide, cuál es el alcance
  • Cómo se hará, formato, como se entrega o con que información
  • Cómo se controla el modelo y lo que contiene
  • En qué fase se necesita el BIM
  • Quién interviene  y cómo interactúa
  • Qué marcos legales existen y cuales se necesitan

Ferrán Bermejo, Director técnico Instituto de Tecnología de Constricción en Cataluña, ha expuesto cómo se está trabajando desde la Comisión de Construcción del Futuro desde la comunidad autónoma. En ella participan 40 entidades públicas y privadas donde se han definido puntos de partida y de llegada para cumplir diferencias competencias (alineación, acompañamiento, educación, facilitar, evaluación, mejora continua y efecto tractor).  Este plan ha establecido acciones según prioridad. De él han surgido 88 acciones y varios planes de trabajo. Así los problemas se resuelven en procesos altamente colaborativos.

Desde el País Vasco, Txema Ipiña, el Director de Eraikune (Clúster Vasco de Construcción) ha señalado algunas de las estrategias impulsadas desde las instituciones pero cuyo motor de cambio es el Clúster. Su proyecto se ha basado en establecer las bases para implantar la metodología BIM en el sector. De estas bases ha de salir un plan de estratégico para establecer los usos del BIM, la formación en BIM y realizar proyectos pilotos de implantación para medir si estas bases funcionan.