China veta a Pokémon GO

China veta a Pokémon GO

China se queda sin los famosos pokémons. El organismo regulador de publciaciones chino ha confirmado que no aprobará la entrada en el país de Pokémon GO, el popular juego caza-dragones de Nintendo.

Según las autoridades, supone "una amenaza para la seguridad". "Aunque el creativo juego ha dado un positivo ejemplo para el desarrollo de la industria, algunos incidentes mostraron que supone una amenaza para la seguridad de la información geográfica, la del transporte y la personal", señaló en un comunicado la Asociación China de Publicaciones Audiovisuales y Digitales. Este organismo ha indicado que el juego ha sido evaluado por la Administración Estatal de Prensa, Radio Cine y Televisión, un ente que debe aprobar todos los juegos móviles antes de ser lanzados en el país. Lo que se llama censura, vaya. Y no ha pasado el corte.

Hay varias razones que explican esta curiosa decisión. La principal, es la dificultad por parte de las autoridades censoras chinas de aprobar cualquier tipo de contenido externo, especialmente si procede de Japón, su archienemigo. Por otro lado, el juego necesita una red de GPS activa cosa que en China no pasa. El sistema GPS está bloqueado en el país asiático y sin él, es difícil jugar a Pokémon GO. Y por último, se necesita una cuenta de gmail, cosa que a las autoridades chinas no admiten, de hecho, desterraron a Google hace siete años.

En suma, a veces se nos olvida que, dentrás del milagro chino y su desemesurado tamaño y macro números económicos, existe una sociedad absolutamente controlada donde la libertad de expresión y otros muchos derechos humanos brillan por su ausencia.

Volviendo al tema del divertido juego japonés, existen en China múltiples imitaciones del juego, como el 'City Spirit Go'. El juego 'Mario Run' también fue vetado en China, no obstante existen múltiples modos para descargárselo desde el citado país como, por ejemplo, elegir otra región y conectarse través de otra VPN. Así sí te lo puedes descargar, claro que tú no eres ciudadano chino.

Sobre el autor