Razones para incorporar Internet de las Cosas en una empresa

Los dispositivos conectados se han convertido en una oportunidad de optimizar recursos y aumentar el potencial de una empresa.

La conectividad de las cosas ayuda a las organizaciones a crecer y mejorar, sacando el máximo valor, crecimiento y capacidad a la tecnología / dispositivos conectados.

El término, Internet de las cosas es la interconexión de dispositivos físicos, vehículos, edificios (también conocidos como dispositivos conectados o dispositivos inteligentes) y la conectividad de red,  que permiten a estos objetos recopilar e intercambiar datos de manera autónoma.  Según un artículo de The Pulse of IT, la mayor parte de los beneficios de aplicar dispositivos conectados a la empresa proceden de su capacidad innata para escalar, simplificar y unificar procesos.

De media, un español utiliza su smartphone 3 horas 23 minutos al día. Desde el móvil accedemos al correo electrónico, a  redes sociales  y a navegar por la red.  Lo cierto es que disponemos de los dispositivos y las comunicaciones para poder estar conectado mínimo tres cuartas partes de nuestro día, y porque no reconocerlo, en muchos casos no podemos vivir sin el móvil.

Como consumidores, queremos estar conectados todo el tiempo y en cualquier parte,  incluso tenemos verdadera necesidad de conectar desde el móvil, con cualquier entorno, el coche, la casa, la oficina… Cualquier ‘cosa’ que nos aporte información de nuestro interés.

Si aprovechamos esta necesidad que como usuarios tenemos en las empresas, no solo encontramos un nicho de negocio, sino un sistema de transformar digitalmente nuestros recursos físicos y de personal. El análisis de datos que recogen estos dispositivos nos permitirá optimizar, organizar y aprovechar de manera más eficiente aquello que tiene o puede producir valor en una organización.

Y aunque el Internet de las Cosas, no es algo nuevo, es realmente el momento en que las empresas han percibido la necesidad de compartir datos, colaborar y gestionar mejor el tiempo y para ello emplean 'la red gigante de dispositivos conectados que les ofrecen las nuevas tecnologías emergentes como,  el Internet de las cosas' (Internet of Things, by Forbes) para aprovechar su impacto directo en el aumento de la productividad y rentabilidad de las empresas. Miles de dispositivos conectados, o dicho de otra manera “sensores de datos” desplegados que les permiten recabar información para análisis predictivo de las posibles necesidades (business insight) y satisfacción de los consumidores (consumer insight).

Sistemas como el que comercializa la empresa vallisoletana Kyros Localización, puede ayudar  a incrementar la interoperabilidad, mejorar la gestión de rutas, control de tiempos, notificación de incidencias y avisos de llegadas y retrasos en ruta.

Una ventaja que ofrecen, por ejemplo, los servicios de localización de Kyros es que permiten implementar  sistemas de IoT a los dispositivos móviles, vehículos o personas y objetos que envían información y le aportan al empleado datos sobre el estado de su actividad, la tareas realizas, las horas trabajadas y la posición en la que se desempeñó cada trabajo.

El mejorado del sistema Kyros 6.0 trabaja con un nuevo algoritmo de cálculo y representación de niveles de autonomía de los dispositivos. Incorporar Internet de las Cosas a  una organización no solo es un proceso natural en la gestión digital que se irá imponiendo en los próximos años, sino una ventaja competitiva frente al sector, una forma de dar conocer a nuestros clientes y de aprovechar eficientemente nuestros recursos disponibles.