7 ciberconsejos para un verano sin sobresaltos

Llega el verano y, con ello, las ganas de disfrutar y relajarse y, con ello, nos volvemos las indulgentes con nuestra ropia ciberseguridad. Desde el Instituno Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), proponen estos consejos de seguridad especialmente pensados para aquellos que nunca desconecta, esto es, autónomos y empresarios.

  • Protege los móviles, tablets y portátiles de robos. Son muy fáciles y golosos de robar. Denuncia siempre el robo y ten copias de seguridad en la nube para no perder información sensible.
     
  • No accedas a Wifis públicas o desconocidas. Opta mejor por la conexión con 3G o 4G si necesitas mirar información delicada. Las redes públicas no cifran los datos por lo que cualquiera puede acceder a lo que estés consultando.
     
  • Forma a los nuevos empleados. En verano se suele contratar personal en prácticas o temporal para suplir las vacanciones del personal. Fórmale también en los protocolos de ciberseguridad. Recuerda que el empleado es el eslabón más importante en la cadena de la ciberseguridad.
     
  • Comprueba tus copias de seguridad. Verifica que las copias de seguridad se realizan periódicamente y si la persona responsable durante el período estival es capaz de recuperar la información.
     
  • Vela por tu identidad corporativa y tu reputación online. No descuides las redes sociales solo porque estás de vacaciones. Son el escaparate de tu empresa o negocio por lo que no podemos dejarlas de lado. No solo asegúrate que se responde ante cualquier queja sino que se contesta adecuamente. Un 'cerrado por vacaciones' no vale en el mundo digital.
     
  • Revisa tu plan de contingencia. Hay que asegurarse que, ante cualquier ataque o problema, la empresa puede seguir funcionando con normalidad, hasta que se resuelva el problema y que, en el plazo más breve posible, se podrá reanudar la actividad.
     
  • Protege a los equipos del calor. Los equipos informáticos son sensibles al calor. Los servidores deben estar con temperatura y humedad adecuada para que no haya fallos, averías o, incluso, eliminar el riesgo de incendio.

Sobre el autor