Madres, padres, profesores... ¿Son útiles los grupos de WhatsApp?

Los padres lo saben bien. Si tienes hijos, no solo disfrutas de estas viviencias tan especiales, también 'disfrutas' de los grupos de WhatsApp del colegio, del grupo deportivo al que pertenece, de los vecinos del parque... Si bien entraña viertas ventajas, hay uno grupo en especial que nos puede dar un mayor quebradero de cabeza y es el grupo de su clase en el colegio.

De cara al profesor, el grupo de WhatsApp con los padres puede tener sus ventajas como la agilidad a la hora de comunicar cambios o necesidades específicas para una determinada actividad, recordar reuniones y otros eventos escolares. Compaginar la vida escolar con los horarios y exigencias laborales no siempre es fácil y la rápida comunicación y puesta en común desestresa y permite que, por ejmeplo, una determinada actividad o un cambio en la misma, pueda solventarse sin mayor problema.

Pero todo tiene su lado menos agradable y la falta de educación puede dar al traste con las ventajas de tener un grupo de WhatsApp en con los padres de alumnos. Mensajes vacíos, rumores o polémicas no son temas para publciarlos en el grupo de WhatsApp así como temas políticos o religiosos. Mientras que para unas personas es lógico no implicar a padres y profesores en un determinado asunto delicado o cuya veracidad es incierta, para otros padres es un derecho y un deber comunicárselo a todo el mundo. Lidiar, además, con los padres sin el cara a cara es complicado para el profesor que debe actuar como árbitro. Las calumnias o la difusión del contenido de estos chats privados están ya en los tribunales.

En resumen, un grupo de WhatsApp escolar puede ser una buena idea, siempre y cuando se cumplan estas mínimas normas de convivencia:

  • Utilizar el grupo con un propósito educativo, sin desviarse del objetivo
  • No dejar de utilizar los medios oficiales
  • Respeto y responsabilidad
  • Igualmente, respeto para alguien que decida salir del grupo. No está en contra de nadie, simplemente le puede saturar o prefiere las vías más tradicionales.
  • Cuidado con los emoticonos. No son interpretados por igual por todo el mundo.
  • No envíes mensajes en caliente. Pensar unos segundos antes de difundir un mensaje alarmista que no esté contrastado o sea calumnioso. Puede que no sea verdad ¿lo has pensado antes?
  • Los conflictos personales se tratan en privado. No utilices el grupo para discutir con otro padre o madre o con el profesor.

Sobre el autor