La próxima ola será el Big Data

Big Data es el estudio del rastro digital que dejan los usuarios y entidades mientras navegan, se conectan e interactúan en el mundo digital. El móvil y su extensa difusión ha permitido que el Big Data se convierta en un torrente continuo de datos que está esperando que alguien les dé sentido. Las oportunidades que nos pueden ofrecer estos datos se vuelven infinitas para las empresas y entidades públicas: Qué hacemos, cómo nos movemos, qué compramos, qué consultamos... Todo se vuelve medible.

El último informe de la Fundación Cotec para la innovación sostiene que el Big Data será una palanca de valor para el PIB de países, empresas y cuidadanos. Se estima que la política de Open Data en los países del G20 pueden generar entre 700 y 950 millones de dólares al año. Habría otros beneficios menos monetizables, como la reducción de la corrupción, la mejora de las condiciones en el lugar del trabajo y una mejor eficiencia energética. Las empresas que tomen sus decisiones en datos aumentarán entre un 5 y un 6% su productividad. Pero también nos ayudará a mejorar el tráfico, optimizar los transportes, revolucionar el consumo y  regenerará la sanidad.

De aquí surge la llamada economía del dato. Es una economía emergente, donde las empresas fracasarán o tendrán éxito en función de su capacidad para aprovechar los datos y su análisis. Se trata de una oportunidad clave para España, Europa y el mundo.

Pero el Big Data y su aplicación no surge de la mada. Según este estudio la estrategia digital no se incluye ni siquiera en la Agenda Digital para España. Una de los puntos débiles del Big Data es la ausencia de profesionales especializados. La capacidad de transformar el dato en beneficio económico será un valor en el disputado mercado laboral. Ingenieros de datos, científicos de datos, consultores... En sus diversos papeles, se ocuparán de diseñar infraestructuras de extracción de datos, interpretar dichos datos e identificar el valor de dichos resultados. La falta de personal cualificado es una de las demandas de este estudio, considerando que es necesario contar con un sistema educativo sólido y estable así como contar con centros de formación de referencia. Otras medidas son fomentar el pensamiento analítico desde la infancia y adecuar los grados universitarios a estas demandas. Pero también las empresas son responsables de crear talento, preparando equipos y contratando expertos para la alta dirección. Los datos, para que sean útiles, deberán democratizarse, esto es, que estén disponibles en todos los departamentos.

Y desde las administraciones públicas también deben dar ejemplo. Si bien hay que salvaguardar la intimidad del ciudadano - son muchos y muy sensibles los datos que damos al sector público - las instituciones tienen en su mano mejorar la vida del ciudadano gracias al Big Data.

Se estima que las posiciones más demandas en el futuro están relacionadas con el área comercial, la tecnología, la ingeniería y el marketing.

Las 5 competencias más demandas en el futuro serán:
- La ingeniería industrial
- El marketing digital
- La ingeniería informática
- Big Data
- Habilidades comerciales

Pero el Big Data incluye una gran dosis de seguridad. El estidop también señala que se generalizarán los ciberataques y los delitos utilizando Big Data. En resumen, el Big Data es la siguiente ola digital a la que hay que sumarse o, si no somos capaces de surferar convenientemente el oleaje, nos barrerá.

Sobre el autor