Google no quiere más sanciones de la Unión Europea

Google envío este martes la documentación requerida por la Comisión Europea para cumplir con la normativa europea y evitar más sanciones por abuso de posición dominante. Las autoridades europeas impusieron una multa de 2.424 millones de euros por posición dominante, una de las mayores sanciones impuestas a una empresa por este motivo. El pasado 27 de junio, la CE multó a Google por conceder ventajas "ilegales" a su propio servicio de comparación de compras cuando los internautas utilizan el motor de búsquedas.

La CE consideró que se daba preferencia a las compras de Google Shooping concluyendo que la compañía dio un lugar prominente a su propio servicio de comparación de compras, de manera que cuando un consumidor hace una búsqueda en Google con la que el servicio de compras quiere mostrar resultados, éstos aparecen cercanos a los resultados de la consulta. Además, según la CE, Google "degradó" los servicios de comparación de competidores en sus propios resultados de búsquedas.

El organismo le dio 90 días a la compañía con sede en la ciudad de californiana para finalizar sus malas prácticas o, de lo contrario, deberá abonar pagos como penalización de hasta el 5 % de los ingresos diarios medios mundiales de Alphabet, que es la matriz de Google.

Tanto Google como la CE han confirmado que la documentación ha sido tanto enviada como recibida y ahora solo cabe esperar si dicha documentación convence a las autoridades europeas que, tras una investigación que ha durado siete años, impuso la mayor multa antimonopolio en Europa.

Sobre el autor