Los robots y la inteligencia artificial, a debate en el congreso e-volución 2017

ASTI se ha convertido en un epicentro de innovación a nivel internacional. Esta empresa, dedicada a la ingeniería internacional dedicada a la fabricación y suministro de soluciones integrales para la automatización de la logística interna mediante Sistemas de Vehículos Autónomos, ubicada en Burgos, lidera como pocas la automatización del trabajo.

Rubén Martínez, Director de Desarrollo organizativo de ASTII, participará en el congreso e-volución, organizado por El Norte de Castilla, donde nos desentrañará cómo trabajaremos en los entornos laborales del futuro.

  • La inteligencia artificial y la robotización parecen las claves de la competitividad de las empresas ¿Deberemos acostumbrarnos a convivir con robots en nuestros entornos laborales?

La inteligencia artificial y la robotización forman parte de toda la transformación digital que vivimos como consecuencia de la Cuarta Revolución Industrial o Industria 4.0. Ambas han abierto nuevos horizontes para el mundo laboral y el futuro del trabajo, que ya estamos viendo. La convivencia entre robots y humanos está ya presente en muchos sectores de la industria y de los servicios, aunque los números se incrementarán considerablemente en los próximos años. El reto fundamental es que, siendo conscientes de la etapa disruptiva en que vivimos, tenemos que ver esta nueva época como una oportunidad que creará nuevas posibilidades no solo en el campo de la industria sino a todos los niveles, buscando eso sí soluciones de antemano tanto técnicas como éticas a los hipotéticos problemas que esta transformación, como cualquier otra en la historia de la humanidad, pueda traer consigo.

  • Un robot no protesta ni tiene vida personal, no exige vacaciones… ¿Realmente podrán sustituir a las personas?

Los robots pueden sustituir labores o tareas que no aportan creatividad o valor añadido a los procesos, y pueden ser colaboradores muy útiles para maximizar todo el potencial de la inteligencia humana. Desde el punto de vista del empleo, hay que tener en cuenta que la tecnología, históricamente, ha creado más trabajos de los que ha destruido.  En este caso, es fundamental que creemos un entorno dónde personas y robots trabajen juntos y sean capaces de beneficiarse mutuamente.

  • ¿Qué tareas y ocupaciones son las más apropiadas para sustituir la persona por un robot?

Aquellas que se pueden automatizar. Todo aquello que se pueda automatizar se automatizará, no solo en la industria, sino también en los servicios y, especialmente, en los asociados a la logística. Las máquinas aprenderán de sus errores, harán previsiones, calcularán tendencias, supervisarán actividades… y serán los trabajadores los que controlen y se dediquen a tareas más creativas y que requieran mayor interacción social con el medio. Los robots se encargarán, por ejemplo, de trabajos que son comprometidos para la salud del ser humano, que se dedicará a otras labores.

  • ¿Qué retos plantea al trabajador y al estudiante la robotización masiva del mundo laboral?

El mayor reto reside en la formación y desarrollo del talento en torno a las competencias digitales que reclama este nuevo entorno. Por un lado, hay que modificar los modelos educativos para dotar a los jóvenes de las herramientas necesarias para afrontar las nuevas profesiones. Y, al mismo tiempo, las personas que ya trabajan se verán obligadas a alinear constantemente sus competencias a los nuevos perfiles para no perder sus trabajos. El posible desempleo se ha de combatir con innovación, creatividad y emprendimiento.

  • Si soy un empresario o directivo, ¿realmente es más rentable robotizar mi empresa o área? ¿Qué puntos clave debo tener en cuenta a la hora de abordar una posible robotización?

Hay que estudiar cada caso para obtener las máximas rentabilidades a la robotización y todo depende de las tareas que se quieran automatizar, fundamentalmente, tareas repetitivas en las que el trabajador no aporta ningún valor al producto final. Siempre hay que elaborar un estudio para conocer la situación previa y cómo quedaría en el caso de robotizar. En cualquier caso, el aumento de eficiencia, que es lo que se consigue, lleva a un abaratamiento de costes que conduce a precios más competitivos y a un crecimiento de la demanda, lo que lleva a un incremento de la producción.   También facilita la personalización de los productos y servicios, una tendencia esta de la flexibilización que es clave en el actual contexto de la industria 4.0.

  • En su participación en el congreso e-volución se integra dentro de un bloque titulado “Hacia la inteligencia artificial: ¿Son los robots sustitutos o colaboradores?” ¿Cree que habrá una convivencia entre robots y humanos en el mundo laboral a nivel global o la relación será de oposición? ¿Cree necesaria que la legislación laboral aborde la convivencia entre robots y humanos en el mundo laboral?

Actualmente, en muchas empresas, ya hay una convivencia entre las máquinas y los trabajadores y conviven en diferentes tareas o sectores. Esa es la gran revolución: la convivencia profesional entre ambos, que transformará las organizaciones, su cultura y los modelos de empleo que conocemos. Por lo tanto, desde mi punto de vista, son más colaboradores que sustitutos. En este marco, considero que habrá que adaptar códigos y convenios, sí. De momento, muchos aspectos de esta nueva relación de trabajo y convivencia no están en ninguna ley, así que es probable que, en un primer momento, se regule con políticas internas. En cualquier caso, siempre hay una resistencia al cambio, puesto que los inicios no son fáciles. Esto ha sucedido así a lo largo de la historia.

La venta de entradas ya está disponible en la página web del congreso, con un precio que oscila entre 35 y 25 euros. El congreso e-volución tiene como patrocinador oro a Telefónica, cuenta como socio tecnológico a Media Markt Business Valladolid, a la Junta de Castilla y León como patrocinador plata y al Colegio Profesional de Ingenieros en Informática de Castilla y León como partner

Sobre el autor