España pincha en habilidades digitales y el uso de la tecnología

La OCDE nos ha tirado de las orejas. Este organismo internacional ha indicado que las empresas españolas fallan en las habilidades digitales, especialmente las pymes suspenden en tecnología. Para lograr que España sea más competitiva y lograr un mayor grado de digitalización, debemos avanzar en seguridad, privacidad e innovación.

El director adjunto de Ciencia, Tecnología e Innovación de la OCDE, Dirk Pilat, ha remarcado que España lo ha hecho "muy bien" en algunos aspectos como la infraestructura de fibra, pero hay otros aspectos de la era digital que hay que abordar y ponerse al día. En concreto, ha incidido en las habilidades digitales, esto es, la capacidad de la gente para usar la tecnología y saber cómo usarla. La gente tiene acceso a Internet y a las apps, pero no tiene aún cultura digital.

En su opinión, Pilat considera que esta falta de habilidad se debe a la falta de cultura digital e innovadora. Este problema es especialmente acuciante en las pymes. Para ellas es más difícil llevar a cabo la transformación digital necesaria que para las grandes compañías o para aquellas que ya han nacido en el mundo digital.

Otro punto que debe abordar España está relacionado con la privacidad, la seguridad y la confianza, cuestión en la que aún hay mucha labor por realizar. A este respecto, ha incidido en que al final el éxito del proceso de la digitalización dependerá de si la gente y las empresas confían en la tecnología. Pilat también ha resaltado que la fibra tiene que llegar realmente a todo el mundo, ya que es la tecnología que mejor funciona si todo el mundo la usa. "Cuanta más gente este conectada, mejor le ira a España como país", ha agregado.

Preguntado por el impacto de la regulación en el nuevo entorno digital, Pilat ha reconocido que es una cuestión "difícil" encontrar un equilibrio, ya que es igual de malo regular muy "rápido", porque no permite los cambios que pueden ocurrir, que "muy tarde".  En este contexto, ha abogado por ser "algo flexible" en este proceso y no regular "muy rápido" para dejar espacio para el cambio y la experimentación, como ya hacen algunos países, porque no es posible saber cómo va a funcionar la tecnología y sólo que todo cambia muy rápido y es disruptivo.

Foto: El Director Adjunto de la Dirección de Ciencia, Tecnología e Innovación de la OCDE, Dirk Pilat. EFE

Sobre el autor