Jugar a la Play con un coche de verdad

Por la pista británica de Silverstone un  Nissan GT-R rueda a fondo pero su piloto  Jann Mardenborough no va al volante sino sentado en un helicóptero y conduce su coche con el mando DualShock 4 de PlayStation. En realidad es un prototipo que utiliza la base del GT-R (su nombre es GT-R/C) desarrollado en colaboración con Sony Interactive Entertainment Europe. Y sirve  para celebrar la presentación de Gran Turismo Sport, que saldrá a la venta en Europa el 18 de octubre y que marca el 20.º aniversario de la colaboración de Nissan en la franquicia Gran Turismo.

Tocar un botón o mover el joystick unos pocos milímetros y este  coche  a control remoto es capaz de alcanzar una velocidad máxima de 315 km/h –sin limitación para este prototipo– sin que nadie se siente al volante.
Mardenborough es uno de los ganadores de más éxito de la GT Academy, el revolucionario programa de Nissan para descubrir y desarrollar pilotos. Se contactó con Jann para ser el primer piloto del GT-R/C debido a su talento sin igual tanto en el juego Gran Turismo como en el deporte del motor de la vida real.
El GT-R/C ha sido diseñado en el Reino Unido por JLB Design, Ltd., usando como base un R35 V6 de 542 CV de 2011 con especificaciones de serie; el mismo año que Jann Mardenboroug ganó la GT Academy. Durante la vuelta más rápida de Mardenborough (1:17:47), el GT-R/C consiguió una velocidad media de 122 km/h y alcanzó una velocidad máxima de 210 km/h, cuando la media del circuito de 2,6 km es de 134 km/h.
El GT-R/C incorpora cuatro robots que controlan dirección, transmisión, frenos y  acelerador. Seis ordenadores instalados en el maletero actualizan los controles 100 veces por segundo. La posición de la dirección se mide hasta en una parte por cada 65 000.
El mando DualShock 4 sin modificar se conecta a un micro-ordenador que interpreta las señales del joystick y de los botones, y las transmite a los sistemas integrados del GT-R/C. El control inalámbrico tiene un alcance de un kilómetro.
Para ayudar a Mardenborough a controlar la velocidad del vehículo en las curvas, se instaló un sensor Racelogic VBOX Motorsport, de modo que la información de la velocidad se transmitía a una pantalla LCD situada en la cabina del helicóptero.
El GT-R/C también cuenta con dos sistemas de seguridad independientes, que funcionan con frecuencias de radio diferentes, lo cual permite a dos operadores adicionales activar los frenos ABS y apagar el motor en caso de que el piloto principal pierda el control del vehículo.
James Brighton de JLB Design Ltd. ha comentado: «El GT-R /C ha supuesto retos únicos y varias novedades de ingeniería para nosotros. Debíamos garantizar que la robótica funcionara correctamente durante las rápidas aceleraciones/desaceleraciones, así como bajo la fuerza G de las curvas cerradas; permitir un control realista y seguro del coche a cualquier velocidad; y mantener una conexión sólida entre el coche y el mando DualShock 4 a diferentes distancias y con el mínimo tiempo de latencia respecto a la respuesta de los robots”.

Jann Mardenborough ha añadido: «Ha sido algo verdaderamente épico y único en la vida. El GT-R/C ha unido mis dos mundos –el virtual de los videojuegos y el real del deporte del motor– de una forma que nunca creí posible. La respuesta del coche con el mando DualShock 4 ha sido mucho más real de lo que creía. La dirección, la aceleración y la frenada se han configurado de manera inteligente, permitiendo así una aplicación controlada, por lo que realmente podía sentir las curvas y mantener el coche estable en las rectas rápidas. Conducir un GT-R de tamaño real por control remoto a 210 km/h en el circuito de Silverstone mientras lo persigo en un helicóptero ha sido una experiencia inolvidable. ¡Eso sí que es Innovación que Emociona!»

En 2018, el Nissan GT-R/C se usará durante una gira por escuelas e institutos del Reino Unido para promover futuras carreras en los ámbitos de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas.
 

Sobre el autor