El nuevo Chrome bloquea los anuncios sin extensiones adicionales

Uno de los navegadores del planeta, Chrome, incorpora, desde esta semana, un bloqueador de anuncios intrínseco. Hasta ahora, era necesario añadir al navegador alguna extensión o app que bloqueara los anuncios. Pues bien, a partir del día 15 de febrero, ya no es necesario ya que Chrome bloquea los anuncios sin necesidad de incorporar extensiones o servicios extra.

No obstante, Chrome no bloqueará todos los anuncios, sino solo aquellos que considera más molestos para el usuario, como vídeos que se reproducen automáticamente con sonido, anuncios que tapan la pantalla de navegación, por ejemplo.

De esta manera, Google busca tener más control sobre las visualizaciones de los anuncios en la web, la base de su negocio y que se ha visto mermada cada vez más. El 25% de los internautas tiene bloqueada la publicidad, según un estudio de IAB Spain. Esto conlleva una caída de los ingresos publicitarios importante para Google. Con esta novedad, los usuarios ya no tienen necesidad de instalarse bloqueadores sino que será Chrome quien seleccione la publicidad más intrusiva, para evitar la saturación del que está navegando.

Google también indicará a los sitios webs si tienen un exceso de publicidad intrusiva, con lo cual el buscador avisa a los desarrolladores sobre si los formatos publicitarios que manejan pueden ser bloqueados por el navegador.
En suma, se trata de equilibrar la web, donde las empresas puedan lograr ingresos y los usuarios tener una buena experiencia.

Sobre el autor