Los riesgos de las criptomonedas

La CNMV y el Banco de España han alertado hoy a los inversores minoristas sobre los riesgos de las "monedas virtuales" o "criptomonedas" y las "ofertas iniciales de criptomonedas (ICO)", ya que estas operaciones no gozan de ninguna protección y en ellas "existe un alto riesgo de pérdida o fraude". En un comunicado conjunto, ambos organismos han explicado que, hasta la fecha, ninguna emisión de "criptomoneda" ni ninguna ICO ha sido registrada, autorizada o verificada por ningún organismo supervisor en España.

Esto implica que no existen "criptomonedas" ni "tokens" -valores digitales que pueden canjearse- emitidos en ICO "cuya adquisición o tenencia en España pueda beneficiarse de ninguna de las garantías o protecciones previstas en la normativa relativa a productos bancarios o de inversión". El Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) han lanzado esta advertencia ante la proliferación que últimamente se está registrando en todo el mundo de las "criptomonedas", entre los que el bitcóin es el ejemplo más destacado.

Estas "criptomonedas" no están respaldadas por un banco central u otras autoridades públicas, aunque se presentan en ocasiones como alternativa al dinero de curso legal. Y es que tienen características muy diferentes, ya que no es obligatorio aceptarlas como medio de pago de deudas u otras obligaciones, tienen una circulación muy limitada y una oscilación muy fuerte de su valor.

Consideran ambas instituciones que no son un buen depósito de valor, dada su inestabilidad y que las fuertes subidas de valor que han experimentado últimamente se deben más bien a una burbuja especulativa. El riesgo para el inversor es máximo.

El hecho de que se ofrezcan por Internet, hace que sea muy fácil invertir en ellas. Y pueden parecer una apuesta segura de éxito financiero. Afirman que, en este tipo de inversiones, se puede ganar mucho pero también perder mucho, y eso es algo que tiene que saber el particular que deja ahí su dinero. Además está el peligro de fraude, ya que no están avaladas por ninguna entidad a la que, luego, se le pueda pedir responsabilidades.

Sobre el autor