Coche compartido, la solución a la movilidad en las ciudades

Paulin Dementhon, CEO y fundador de Drivy, el marketplace líder en Europa de alquiler de coches, ha participado esta semana en un panel sobre el futuro de la movilidad en el 4YFN, el evento para emprendedores impulsado por Mobile World Capital Barcelona y GSMA en el marco del Mobile World Congress 2018. En el debate, moderado por Alexander Renz, director de New Mobility Lab, también han participado Helge Janzon, Strategy Implementation Services, Daimler AG; Arantxa Alonso Fernández, Business Development Officer, SEAT; Monique Lance, Marketing Director, Argus Cyber Security; Krish Inbarajan, Global Head of Connected Car and Fleet, Cisco y Eric Montague, Director Product Strategy, Nuance.

La movilidad es uno de las problemáticas a las que se enfrentan actualmente las grandes ciudades, y la digitalización ha abierto una puerta a las posibles soluciones para resolverla. Tal y como ha afirmado Paulin Dementhon, fundador de Drivy, “las ciudades juegan un papel clave en el desarrollo de la nueva movilidad, ya que el uso que actualmente hacemos de los coches es tóxico y necesita evolucionar”. De hecho, en Barcelona, el 58,3 % de los desplazamientos en vehículo privado se hacen con un único ocupante, lo que aumenta exponencialmente la densidad de coches en el núcleo urbano. De ahí la importancia de la transición del coche en propiedad al coche compartido como modelo para mejorar la movilidad urbana.

Los esfuerzos del sector automovilístico se están centrando en encontrar la fórmula que resuelva el futuro de la movilidad. En el debate, todos estos actores han coincidido en afirmar que la solución en las ciudades pasa por compartir el coche, una de las tendencias más importantes en el sector de la automoción, que se verá impulsada por el avance del coche conectado y autónomo. Como ha asegurado Helge Janzon de Daimler “los fabricantes nos estamos preparando para el cambio de paradigma, sobre todo en las áreas urbanas, donde habrá un cambio de mentalidad hacia la movilidad compartida, gracias a la conectividad y a la digitalización. El coche compartido y autónomo permitirá ofrecer a los usuarios un precio por uso mucho más competitivo. El camino es monetizar el tiempo de uso de un coche en vez de pagar por tener un vehículo en propiedad.”

En este sentido,  también se ha hablado sobre las sinergias que ya tienen lugar entre plataformas y fabricantes  o empresas tradicionales. Por su lado, los fabricantes SEAT y Daimler han destacado la colaboración con la que actualmente cuentan con el ecosistema de startups de movilidad para profundizar en sus soluciones e iniciar su transformación de su modelo tradicional de negocio. Por su parte, Drivy ha destacado que cada vez más empresas ponen sus flotas en su plataforma para rentabilizar sus vehículos, empezando así a formar parte de este nuevo paradigma, donde la digitalización es fundamental para poder seguir en el mercado.

Por último, en el debate también ha habido tiempo para destacar la gran importancia que tiene el papel de las Administraciones y la necesidad de construir un marco regulatorio que no sólo facilite el uso compartido de vehículos en las ciudades, sino que lo premie. Arantxa Alonso, de SEAT, ha mencionado el papel que tienen los ayuntamientos para facilitar estos nuevos usos, por ejemplo, ofreciendo mejores soluciones de aparcamiento en las ciudades. Por su lado, Paulin Dementhon, de Drivy, ha destacado la necesidad que hay en Europa de crear un marco regulatorio común en todos los países, para potenciar que se compartan más coches con más facilidad: “Es una lástima que los gobiernos no se pongan de acuerdo para obtener una regulación común en Europa, así perdemos valor competitivo con otras fuerzas mundiales como China o Estados Unidos”

Sobre el autor