La Comisión Europea reconoce las dificultades para fijar una tasa digital para este año

El comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, reconoció hoy que resultará "difícil" que los ministros de Economía de la Unión Europea logren la unanimidad necesaria en su reunión de diciembre para aprobar un impuesto sobre las empresas digitales. En resumen, no hay consenso sobre el nuevo impuesto digital que gravaría, especialmente, a los gigantes tecnológicos como Google o Facebook.

Conviene recordar que Facebook, por ejemplo, tienen su sede social para operar en Europa en Irlanda, y está exenta de pagar el IVA según la normativa irlandesa.

Desde hace meses, los socios comunitarios debaten aprobar un impuesto del 3% sobre la facturación por ciertos servicios digitales de las empresas de Internet que facturen más de 750 millones de euros en todo el mundo y más de 50 millones en la UE, que se aplicaría de forma temporal hasta lograr una solución global. De ese modo, se busca paliar la disparidad entre las plataformas digitales (9,5 %) y las empresas tradicionales (23,2 %) a la hora de pagar el impuesto de sociedades.

Este aumento de la fiscalidad está especialmente impulsado por Francia, mientras que Irlanda y Suecia se muestran más reticentes, por razones obvias.

Al tratarse de una cuestión de fiscalidad, es necesaria la unanimidad de todos los Estados miembros para que la propuesta se convierta en ley.