Cómo no dejarse engañar por los bulos electorales

Las campañas electorales son un caldo de cultivo para que prolifere la desinformación, un fenómeno creciente al que se enfrentan periodistas, expertos universitarios y empresas tecnológicas con el fin común de desenmascarar y frenar bulos, datos erróneos o contenidos audiovisuales manipulados.

La capacidad de propagación de internet, fundamentalmente a través de las redes sociales, no lo pone fácil, pero hay "señales" que ayudan a reconocer falsedades y mecanismos para desactivarlas, una labor en la que corresponde a los ciudadanos un papel clave.

¿Cómo identificar los bulos en Internet?

  • Desconfía de las noticias que apelan a las emociones
  • No confíes en titulares o frases llamativas en mayúsculas, acompañadas de un texto informativo que te impulse a hacer clic con fines publicitarios
  • Lee el texto entero, no solo el titular
  • No hay fecha, ni lugar ni nada que ubique a la noticia en el espacio y tiempo
  • Las cuentas oficiales tienen un lazo azul. Eso significa que es una cuenta verificada.
  • Cuestiona las imágenes impactantes, con hechos pasados pero que parecen actuales.
  • No te fíes de los audios recibidos por WhatsApp, especialmente si se refieren a políticos, inmigración o seguridad
  • Recela de las cadenas de WhatsApp

¿Cómo reaccionar ante un bulo?

  • No lo compartas ni comentes.
  • Contactar con medios especializados que verifiquen la información.
  • Si tenemos el desmentido, enviárselo a la persona que se hizo eco de ese bulo

En general, debemos desconfiar de noticias o titulares llamativos de las que no se conoce el origen o la fuente de dicha información.

Sobre el autor