Huwaei o la guerra comercial entre Estados Unidos y China

El técnico del ejército chino Ren Zhengfei creó Huawei, con solo 5.000 dólares, hace 32 años y ahora es una de las empresas tecnológicas más importantes del mundo. Lamentablemente, Huawei hoy es protagonista, de no tecnología e innovación, sino del tira y afloja entre Estados Unidos y China por algo más que una simple supremacía tecnológica.

Huawei es el mayor productor mundial de equipos de telecomunicaciones y el número dos en el sector de los smartphones, detrás de Samsung y por delante de Apple. Tiene 190.000 empleados en 170 países.

La compañía china ha sido muy hábil en estar siempre en la vanguardia tecnológica con una amplia variedad de móviles de todos los precios, pero adaptados a las preferencias del consumidor. Una estrategia, por otro lado, muy al estilo ‘Samsung’. La gran diferencia, no obstante, es la opacidad de esta compañía, cosa por otro lado nada extraño en los fabricantes y empresas de este país asiático.

Trump, antes que alabar el buen hacer de la compañía, ha sembrado la sospecha al entender que el gobierno chino espía a los norteamericanos a través de los aparatos de esta marca. Y comenzó la guerra.

Poco antes del lanzamiento mundial del 5G, Trump prohibió el miércoles utilizar en su país equipos de telecomunicaciones de empresas extranjeras consideradas peligrosas, una medida que ostensiblemente apunta a la compañía china. El gobierno norteamericana, además, colocó a Huawei en una lista de firmas con las que empresas estadounidenses no pueden hacer transacciones sin permiso previo de las autoridades --entre ellas Intel y Qualcom-- puede poner en serias dificultades al gigante chino.

Hoy, Google avisa que ya no actualizará el sistema Android para los Huawei.

Triste noticia ésta, ya que sustituye la innovación y la investigación por los tejemanejes políticos que, dentro de un tiempo, cambiarán sin duda. Por mucho que se empeñen ciertos gobiernos, el progreso y la competencia no se pueden frenar. Por muchas trabas burocráticas que pongas.

Sobre el autor