Consejos para hacerse un selfie seguro

Las vacaciones no serían vacaciones si no compartiéramos las fotos de nuestro descanso en las redes sociales. De todas estas fotos, sin duda, el rey es el selfie. Este autorretrato en la playa, piscina o monumento singular, algo desenfocado para darle veracidad, siempre sonriendo, es la señal inequívoca de que estamos, efectivamente, de vacaciones. No obstante, las posturas imposibles, buscar los lugares más recónditos y los espacios más espectaculares pueden terminar con un final inesperado y poco agradable.

Según Pantallas Amigas, entre 2011 y 2017 han muerto 259 personas haciéndose un selfie. Aquí te recomendamos unos consejos para lograr un selfie espectacular pero totalmente seguro y sin correr con riesgos innecesarios.
Las fotografías extremas responden a la necesidad de tener más likes y construir nuestra imagen en redes sociales. El problema radica en que nos centramos la atención en la pantalla y nos olvidamos del resto del entorno, perdiendo el control que tenemos sobre el entorno.

Las situaciones más comunes donde realizamos selfies con un mayor riesgo son:

  • Acercarnos demasiado a acantilados, barrancos, precipicios, etc
  • Estar cerca de tormentas, olas inmensas y, en general, fenómenos atmosféricos adversos que son muy bonitos pero que ponen en riesgo nuestra integridad física
  • Acercanos demasiado o descuidar animales, especialmente si se trata de animales salvajes o especialmente violentos
  • Conducir cualquier tipo de vehículo: Coche, motocicleta, monopatín… Cualquier distracción, como hacerse un selfie, puede ser mortal
  • Cuando manipulamos objetos peligrosos
  • Exponernos a vehículos que circulan a alta velocidad (trenes, una autopista)
  • Si estamos cerca de tumultos y peleas
  • Si estamos realizado un deporte de alto riesgo como escalada, skate o bicicleta
  • Y, por su puesto, si vemos invadida nuestra intimidad

En cualquiera de estas situaciones es mejor guardar el móvil y dejar el selfie para otro momento más tranquilo.

Sobre el autor